16 días para el asalto del Etihad

«Ahora es el momento de relajarnos, de descansar un poco porque el tramo final ha sido un esfuerzo tremendo para todos. Vamos a descansar unos días y eso es lo que vamos a hacer. Luego tendremos unos 10 días para preparar el encuentro de vuelta». En las entrañas del estadio Municipal de Butarque, instantes después de cerrar la temporada 2019-20, Zidane trazaba su plan para afrontar el encuentro de vuelta de la máxima competición continental ante el Manchester City. El francés, orgulloso del rendimiento de sus jugadores en este tramo final de 11 partidos en algo más de un mes (10 triunfos y un empate que le han servido para levantar su Liga número 34), sabe que sus jugadores necesitan un descanso antes de volver a calzarse las botas. Por ese motivo les ha dado una semana de descanso: «¡Ojo, no son vacaciones!», explicaba en la sala de prensa del estadio leganense. Algunos ya aprovecharon ayer para marcharse de Madrid.

La idea es que los jugadores vuelvan a Valdebebas el próximo lunes, para comenzar a preparar el encuentro ante el conjunto citizen. Para lograr el triunfo (no le sirve otro resultado) en Mánchester, Zidane cuenta con tres dudas y una baja importantísima, confirmada, la de Sergio Ramos, expulsado en el encuentro de ida. Las dos primeras dudas son de carácter táctico: la primera radica en saber si alinea a Marcelo (se está recuperando de una lesión muscular en el aductor izquierdo) o a Mendy en el puesto de lateral izquierdo. Curiosamente, si apuesta por el francés, repetiría la zaga con la que el Madrid debutó en Champions esta temporada ante el PSG (Carvajal-Varane-Militao-Mendy). Pero con una salvedad, Mendy se ha soltado ofensivamente en este último tramo liguero, mientras que Marcelo aporta su veteranía y experiencia en este tipo de partidos.

La segunda es también otra decisión táctica: si apuesta por la presencia de Isco (jugaría con cuatro centrocampistas) o por la presencia de Asensio. En el caso de que apostase por el balear, éste jugaría entrando por la banda derecha, para aprovechar sus diagonales y crear de esa manera peligro.

La tercera incógnita es física y afecta a Hazard y a cómo va a llegar el belga a la cita europea: Eden ha mostrado detalles en lo que se ha jugado de temporada, pero le falta cuajar una actuación sólida y completa en un partido de alcurnia. Zidane explicó su estado en Leganés: «Vamos a cuidarle entre todos, sobre todo los fisios. Ha tenido molestias últimamente cuando ha jugado. Ojalá que con este tiempo que tenemos hasta el partido se recupere totalmente para afrontar la Champions». Por que Zizou lo tiene claro: «¡Cómo no voy a pensar que podemos remontar contra el City! Vamos a pelear el pase hasta el último segundo».

Hasta el momento, Zidane ha disputado nueve eliminatorias europeas, superando todas. De esos nueve partidos disputados lejos del Bernabéu, sus datos son formidables: suma seis triunfos (entre ellos ganó en Roma, París, Nápoles y Múnich) y dos derrotas. También empató otro: (0-0) ante el City en el Etihad…

Valverde cumple 22 años con galones en el Real Madrid

Fede Valverde (Montevideo, 1998) celebra uno de sus cumpleaños más especiales. El uruguayo cumple 22 años siendo campeón de Liga con el Madrid y formando parte del equipo revelación de la UEFA. La vida del medio cambió en 2015 cuando el equipo blanco anunció su fichaje a cambio de cinco millones de euros. Una temporada en Peñarol, otra en el Castilla, su estreno en Primera con el Depor y dos campañas con el primer equipo confeccionan su demoledor bagaje. Unos registros que han sido progresivos, especialmente de la mano de Zidane. El francés evitó que saliese cedido en el anterior mercado. Pese a que no tuvo sus primeros minutos hasta la tercera jornada (Villarreal), el madridista ha terminado como una pieza clave (acumula 30 titularidades y 2.712 minutos sobre el césped). No ha renunciado a asumir más responsabilidad y su equipo nota cuando no es titular: perdieron ante PSG (3-0), Mallorca (1-0), Levante (1-0) y Betis (2-1).

Aunque ahora atraviesa su mejor momento, su camino en el Madrid no ha sido fácil. Hay que recordar que en su primera temporada empezó como suplente en el Castilla de Solari. En el filial compartía vestuario con Odegaard, Febas, Enzo… y terminó ganándoles la partida. Llegó y tocó el cielo hasta el punto de dar el salto a Primera con el Deportivo, donde descendió a Segunda. Sin embargo, la dura experiencia en Riazor se convirtió en un trampolín para quedarse en el primer equipo del Madrid. El punto de inflexión del uruguayo fue cuando el Madrid visitó el Wanda Metropolitano en 2019. Un partido que pasará a la historia por su entrada a Morata. Desde entonces, Fede salió desde el principio en ocho de los siguientes nueve partidos.

Con contrato hasta 2025, Valverde se erige como un centrocampista de presente y futuro. El uruguayo ya rechazó en su día jugar en el Arsenal y en otras grandes equipos porque solamente quería triunfar de blanco. Y es que, si algo ha demostrado Fede, es que siente muy de cerca al Madrid. Además, se ha convertido en el cuarto jugador con más valor de toda la plantilla: Hazard (80 millones de euros), Casemiro (64), Varane (64) y Valverde (54).

Un lustro con Fede Valverde

Valverde fichó por el cuadro blanco en 2015. Se cumplen cinco años de su llegada al Madrid con un sinfín de anécdotas. Fue observado por otros equipos como el Arsenal, el United y el Barça. Pese a su cartel de futura estrella, la apuesta del Madrid fue muy grande, puesto que tenía 16 años para 17. Según pudo saber AS, los directivos madridistas ofrecieron el doble de dineroen comparación a sus rivales.

Hazard sigue a medias: empezó con el grupo y acabó en solitario

El Real Madrid ya mira fijamente a la cita del viernes ante el Alavés, entrenándose esta mañana en una suave sesión matutina. Sabe Zidane que el buen estado físico está dando sus frutos en el tramo final Liga y -a tras darle al equipo dos días de descanso- está decidido a meter la quinta marcha en la pelea por el título.

La noticia sigue siendo Hazard y su tobillo: el belga empezó la sesión con el grupo, aparentando normalidad, pero la acabó en solitario. Tras el partido ante el Espanyol ha vuelto a sentir dolor, sospechando una posible recaída de su lesión. El club, según ha podido saber AS, aún no le ha hecho pruebas, recetándole ejercicios específicos para recuperar elasticitad y sensaciones en el tobillo.

La nota más positiva la puso Nacho, que volvió a saltar al césped para ejercitarse de manera invididual en sus trabajos de recuperación. La sesión, muy suave, comenzó con series de carreras cortas, elasticidad y ejercicios de potencia. A continuación se hicieron dos grupos para realizar ejercicios de posesión y presión. Los porteros pasaron a hacer trabajo específico. Para último, se hicieron lanzamientos a puerta en carrera y varios partidos en espacios reducidos.

El próximo partido será el viernes, 10 de julio, a las 22:00 horas ante el Alavés. El Alfredo Di Stefano acogerá el choque correspondiente a la 35ª jornada de LaLiga Santander.

Una semana decisiva: calendario del Real Madrid y el Barcelona

A los once días de reanudarse el campeonato, el Madrid recuperó el liderato; la siguiente semana aumentó a dos puntos su ventaja con el Barcelona y el empate de ayer del equipo de Setién contra el Atlético puede hacer que la renta blanca aumente si gana al Getafe el jueves. Esta semana el título puede quedar prácticamente visto para sentencia. Blancos y azulgranas afrontan los enfrentamientos ante los rivales más duros que les quedan en esta recta final de Liga. Con permiso del Villarreal, quinto clasificado y que visitará a los blancos en la penúltima jornada

Precisamente el Barça cerrará la semana rindiendo visita al conjunto groguet. Los cuatro partidos restantes para los azulgranas serán ante rivales de la mitad baja de la clasificación: Espanyol (20º), Valladolid (15º), Osasuna (11º) y Alavés (16º). Los cuatro podrían llegar, para bien o para mal, con su futuro resuelto.

Al Madrid la semana se le presenta contra otros dos rivales que pelean por Europa: Getafe (6º) y Athletic (9º). Luego vendrán Alavés (16º) y Granada (11º) y los de Zidane acabarán la Liga recibiendo a un Villarreal inmerso también en la lucha por los puestos europeos y visitando a un Leganés (19º), que puede estar condenado o apurando sus opciones de salvación.

Los descansos y el orden los partidos también serán importantes en este esprín final. Después de medirse con el Getafe (jueves 2 de julio, 22:00), el Madrid apenas tendrá 62 horas de reposo para preparar la visita ante el Athletic de la 34ª jornada (domingo 5, 14:00). Esa jornada será la única de las once de la reanudación liguera en la que los blancos jueguen antes que el Barcelona. Los azulgranas dispondrán de 118 horas para pensar en su respectiva visita al Villarreal (domingo 5, 22:00) después del partido de anoche ante el Atlético .

El Madrid disfrutará luego de su mayor período de descanso entre partidos: 126 horas. Aunque los horarios de la 35ª jornada aún no están confirmados, LaLiga ya ha comunicado a los clubes que el Real Madrid-Alavés se jugará el viernes 10 a las 22:00. Esto hará que, pese a ese prolongado descanso, a los de Zidane se les condensarán los últimos cuatro partidos de Liga en diez días. Mientras, el Barcelona, que recibirá al Espanyol el miércoles 8, tendrá doce días para afrontar sus últimos cuatro compromisos del campeonato.

Zidane echa el candado

Los ataques lucen, pero son las defensas las que dan los títulos. Ese axioma, tradicional en la NBA y el fútbol americano, se puede aplicar al Real Madrid y a esta Liga. Zidane le está echando el lazo al campeonato a base de tener el sistema defensivo más eficaz. Ese Madrid que casi miraba con pasividad los goles encajados porque pensaba ganar por aplastamiento es cosa del pasado. Un dato lo dice todo: este Real Madrid 2019-20 deja su portería a cero en la mitad de las jornadas que juega. De las treinta y dos disputadas dejó al rival sin marcar en dieciséis. Cerrojazo.

Un sistema basado en un diamante defensivo. Courtois, por delante Ramos y Varane, y por delante de esos tres, el tapón supremo, Casemiro. A eso se le añaden laterales en un gran estado de forma como Carvajal (evitó un susto en el RCDE Stadium sacándole un gol a Darder) y Mendy. Lo de Case se puede apreciar estadísticamente. Es el que combina más entradas (89) y despejes de cabeza (32) de toda la Liga. Un frontón brasileño.

Zidane ha tenido claro que esta Liga del Coronavirus, como la definió Ramos, es como jugar un Mundial. Mucho partido en pocos días y construir, sobre todo, desde no regalar nada atrás. El plantel le ha hecho caso a pies juntillas. En ninguna de las cinco jornadas disputadas tras el parón el equipo blanco comenzó perdiendo. El Eibar sólo pudo marcar cuando el Madrid ya vencía 3-0 y la Real se metió en el partido cuando la ventaja madridista era de 0-2.

El beneficiado inmediato es Courtois
Una mejoría que trasluce en el Madrid colocando a un aspirante al Trofeo Zamora. Ése es Courtois. El Madrid está moviéndose en las cifras de aquel de la 1987-88 en el que Paco Buyo terminó alzándose con el trofeo. La puja ahora se dirime entre el belga y Jan Oblak. Está reñida. El madridista ha encajado 18 goles en 28 partidos (0,64 por encuentro) y el cancerbero rojiblanco 22 tantos en 31 encuentros (0,71). Más motivos para redoblar la protección a Thibaut.