Pasillo hacia LaLiga

EI nuevo Barcelona, ese equipo que en diciembre parecía perdido y que el sábado ganó la Copa del Rey y el domingo vio como el empate del Real Madrid volvía a poner la posibilidad de ganar LaLiga en sus manos empieza su carrera de ocho partidos hacia el doblete en el Camp Nou esta noche (22 horas Movistar LaLiga) ante el Getafe. Precisamente, el equipo madrileño es el que, con su empate en el Coliseum ha propiciado que el Barça se reenganchara a la opción de ganar el campeonato de la regularidad .

Tras ganar la Copa el sábado, el Barcelona tuvo dos días libres y llega al primer partido de su mini campeonato de Liga de ocho partidos con la moral desatada y las piernas frescas, según confesó su entrenador, Ronald Koeman, en la previa del partido.

No obstante, a nadie se le olvida que a lo largo de esta temporada el Barcelona se ha quedado demasiadas veces a un palmo de la gloria. Y normalmente, los chascos en el Barça llegan ante equipos insospechados, de un perfil muy parecido al del Getafe. Por eso mismo Koeman avisaba de que la cuestión principal para el partido de esta noche es la de la mentalización. Por lo que se sabe de la caseta blaugrana, la ambición es máxima para tratar de alcanzar un doblete que hasta hace sólo tres meses se adivinaba como una quimera.

Como que Koeman ya ha dejado claro que no es amigo de tocar lo que funciona, y el partido del sábado en Sevilla funcionó como un reloj, lo más probable es que se repita equipo respecto al que alzó el título de Copa con la incógnita de Piqué, que reapareció en la final sin estar del todo recuperado.

En el Getafe, en cambio, se esperan rotaciones. El punto ante el Madrid supo a gloria, pero preocupa más el duelo del fin de semana ante el Huesca en El Alcoraz, donde el equipo de Bordalás, que está a cuatro puntos de la zona de descenso, se jugará mucho, aunque la intensidad es una característica innegociable en el Getafe.

Sólo importa el Huesca

El Atlético no vive una semana tranquila. Parece imposible. El equipo de Simeone goleó al Eibar y tomó aire después de unas jornadas donde lo pasó mal: ganó con susto al Alavés; perdió ante el Sevilla y empató con el Betis. El 5-0 vino a tranquilizar a una plantilla ansiosa por retomar la senda de los triunfos. Pero todo lo sucedido con la Superliga ha sacado de foco el liderato del Atlético, que vuelve a sentirse fuerte para reconquistarlo tras el triunfo del Madrid. Y, además, Simeone ve cerca la recuperación de sus cracks: Luis Suárez está de vuelta, aunque no jugará. Su retorno será en Bilbao, como el de João Félix y Lemar.

El Atleti afronta un duelo similar al anterior, ahora ante un Huesca que también lucha por no descender. Los números dicen que los rojiblancos deberían ganar con relativa facilidad, pero los de Pacheta se la juegan y a falta de siete jornadas no hay rival menor. Uno persigue el título, el otro no bajar. La principal preocupación del Atlético es que todos los sentidos estén puestos en el choque y no en lo que pudo ser y no será con el proyecto de la Superliga. Huesca, Huesca y Huesca es lo que más se ha escuchado por Majadahonda.

Simeone parece que repetirá once. Al equipo le volvió a costar entrar en juego ante el Eibar, pero apareció Correa y se disiparon los males. Renacido el argentino, también Llorente, en un buen nivel Carrasco y con Herrera dispuesto a reclamar su puesto, el Atlético quiere otra tarde feliz en el Wanda Metropolitano. Otra fiesta con ratos de buen fútbol y goles. Una victoria propiciará que siga líder y van pasando las jornadas…

Rafa Mir, la gran baza del Huesca

El Huesca, por su parte, recupera efectivos también. Su lucha por salvarse es encomiable y el partido es una final. Da igual que toque el Metropolitano. No es el mejor sitio para puntuar, pero todo eso importa hoy poco. Dos triunfos (Valladolid y Levante), seis empates y ocho derrotas es su balance a domicilio.

En la ida el equipo del Cholo no pasó del 0-0. Tiró por la borda buena parte del partido y en la recta final mereció ganar, pero no estuvo fino de cara a portería. Rafa Mir, delantero del Huesca, ha sonado para el Atlético, uno de esos futbolistas que no tienen gran nombre, pero cuyo rendimiento está fuera de toda duda. Pacheta vuelve a tener a Gastón Silva, no aún a Ontiveros y prepara algunas rotaciones. El Atlético sabe que no puede dejar escapar estos tres puntos.

La joven Inglaterra desafía a una Polonia sin Lewandowski

Lewandowski estará un mes de baja y además de perderse el duelo contra Inglaterra de la Clasificación para el Mundial 2022, también se perderá la eliminatoria de la Champions League contra el PSG. El delantero del Bayern de 32 años, que suma 42 goles en 36 partidos esta temporada, se lesionó en ligamento de su rodilla derecha durante el último choque contra Andorra que la selección polaca solventó con un 3-0. Su ausencia no sólo es un problema serio para el club alemán, uno de los máximos favoritos a repetir título en la mayor competición europea, sino también para su selección que después de dos jornadas suma cuatro puntos y este miércoles visita Wembley para medirse a su gran rival del grupo, Inglaterra.

El equipo inglés, que ha ganado sus dos primeros partidos con un parcial total de 7-0, ha arrancado con buen pie la fase de clasificación. A pesar del nivel menor de sus rivales (San Marino y Albania), los de Southgate han demostrado eficacia ofensiva y solidez en la zaga, donde ha regresado un Stones pletórico en el Manchester City. En la portería, Pope se ha hecho con la titularidad ante la baja de Pickford y los pocos minutos de los que ha gozado Dean Henderson en Old Trafford.

Inglaterra sigue probando su alineación de gala ante las ausencias –Jadon Sancho, Rashford, Grealish, Saka, Henderson…– y lo que ha quedado claro durante este parón es que Mount es un imprescindible para Southgate tras haber sido titular en los últimos siete partidos con la selección. El referente ofensivo, eso sí, sigue siendo Kane, que marcó uno y asistió a otro en el duelo contra Albania del pasado domingo.

Por su parte, la de Lewandowski no es la única baja de Polonia de cara al partido en Wembley ya que Krychowiak y Piatkowski dieron positivo por coronavirus en el último test que se realizó a la selección, mientras que otros dos miembros de la plantilla, Skorupski y Klich, dieron positivo la semana pasada.

Ficha y posibles alineaciones titulares

INGLATERRA: Pope; Walker, Stones, Maguire; James, Rice, Ward-Prowse, Chilwell; Mount, Sterling y Kane.

POLONIA: Szczesny; Bereszinsky, Bednarek, Glik; Szymansky, Moder, Jozbyak, Rybus; Zielinski; Piatek y Milik.

Árbitro: B. Kuipers (Países Bajos).

Estadio: Wembley.

Hora: 20:45 (UEFA TV).

Un partido para la historia

Se trata de un simple «evento deportivo«. Es así como se ha bautizado el duelo con Kosovo de esta noche —España no reconoce la independencia unilateral de la exprovincia serbia— y es así como debemos verlo, como un partido de fútbol, una nueva escala en el viaje hacia el Mundial de Qatar 2022. Un encuentro que esconde peligros similares a los disputados ante Grecia o Georgia, en los que La Roja sudó lo indecible, lo que no deja de ser trending topic en este arranque de eliminatorias mundialistas de la UEFA .

Cómo si no interpretar el 1-0 del Portugal-Azerbaiyán, el 1-1 del Francia-Ucrania, el 1-0 del Croacia-Chipre, el 0-2 del Kazajistán-Francia o el 0-1 del Rumanía-Alemania. Nadie gana fácil, está visto, y el empate ante Grecia y la victoria in extremis en Georgia deben valer para que los internacionales de Luis Enrique metan la pierna incluso antes de tomar el túnel de vestuarios de La Cartuja. Fue allí donde hace cuatro meses España brindó un auténtico recital ante Alemania (6-0). Ese estadio es un buen augurio como también tierra del alma para Ramos. El de Camas sólo jugó 45 minutos ante Grecia y ni siquiera saltó al césped en Tiflis. Es de entender la cautela del seleccionador con el madridista, que debe entrar poco a poco en juego tras la lesión de rodilla que le tuvo KO varias semanas. Sergio cumplía ayer 35 años y el mejor regalo (mejor que una tartita) es sumar hoy tres puntos con los que reincorporarse feliz al trabajo en ese Real Madrid al que el inicio de abril reserva emociones fuertes: doble duelo con el Liverpool en Champions y el Clásico.

La otra alegría debería tener el rostro de Gerard Moreno. Una contractura en los isquiotibiales nos ha privado del máximo goleador nacional de LaLiga. Ayer se entrenó con normalidad y podría formar de inicio. Mientras, es de esperar que Dani Olmo, una pieza clave en esta segunda etapa de Luis Enrique en la Selección, vuelva a ser titular. En Tiflis no lo fue, pero su gol salvador en el 92′ parece haberle hecho merecedor de un puesto en el once al igual que en las portadas de los periódicos.

El suizo Bernard Challandes confía en que el inédito duelo con España sirva para acelerar el rodaje de la selección de Kosovo en el concierto internacional. El ranking FIFA la sitúa 117ª (entre Sierra Leona y Nueva Zelanda), pero no debe pasar inadvertido que el pasado miércoles goleaba (4-0) a Lituania en partido amistoso. «Aunque seamos un equipo pequeño, tendremos más oportunidades de ganar si tenemos el balón; para mí, especular con un 1-0 o jugar al contraataque no es fútbol», dice Challandes. Es de elogiar esa filosofía, la de pretender ganarse el sello del buen fútbol para una selección cuya historia en la FIFA echó a rodar en 2016.

Bernard Berisha se cae del once al ser expulsado en la derrota ante Suecia (0-3), mientras que Amir Rrahmani es una baja sensible en defensa, donde la selección no anda sobrada de efectivos. Vedat Muriqi, del Lazio, es el gran lobo en este equipo trufado de jugadores que hacen carrera en el exterior. Como Milot Rashica, medio del Werder Bremen, Bersant Celina, centrocampista del Dijon, o Arbër Zeneli, extremo del Stade Reims que en el amistoso contra Lituania firmó un doblete. Lo dicho, no hay que fiarseSon balcánicos y ya se sabe cómo se les da a los balcánicos con un balón en los pies (Modric), en las manos (Doncic) o incluso en el agua (Serbia y Croacia disputaron la última final olímpica de waterpolo).

La Juventus debe remontar para salvar la temporada

La Juventus, en 2018, tiró la casa por la ventana para fichar a Cristiano con un objetivo claro: romper su gafe con la Champions. Tras haber caído en cuartos en 2019 y octavos en 2020, hoy la Vecchia Signora tiene la obligación de remontar ante el Oporto. Hay que evitar una eliminación que sería un fracaso doble, ya que el Scudettotras nueve seguidos, se ha complicado bastante.

La importancia de la cita estuvo clara el sábado, cuando Pirlo dejó fuera de su once a Ronaldo por primera vez desde noviembre. Hoy el portugués vuelve al lado de un Morata que por fin superó el citomegalovirus y ha vuelto a su nivel. El Maestro tendrá, en cambio, problemas en la zaga, con De Ligt fuera de combate y Chiellini en condiciones precarias.

Dilemas que también tiene Conceiçao. Mbemba ayer volvió a trabajar con el grupo, pero el técnico reconoció que Corona y Grujic siguen siendo duda. Los Dragones, en los últimos seis partidos de Champions, apenas encajaron un gol y sopesan utilizar a lo largo del enfrentamiento el 5-4-1 con el que anularon al City de Guardiola. Le tocará a Cristiano tirar abajo el muro.