Bale se queda sin dorsal

Bale se ha quedado sin dorsal en el Real Madrid haciendo bueno aquel dicho: quien se fue a Sevilla… El galés ha perdido el once, el dorsal que le ha acompañado durante toda su trayectoria en el equipo blanco, desde 2013, y también en la selección. Su número fetiche, aunque en el Tottenham tuviera que llevar el 9, que era el que estaba libre cuando fue cedido (Kane lleva el 10). En el Madrid, el 11 es propiedad de Asensio desde la pasada campaña, cuando Bale se fue de vuelta a Londres. Parece un detalle insignificante pero no lo es tanto, pues afecta a la mercadotecnia no sólo del jugador, sino también de la entidad.

En estos momentos todos los dorsales (del 1 al 25) están cubiertos en el Real Madrid excepto el 16, que fue el que dejó libre Mayoral el año pasado cuando fue cedido al Roma. No sólo Bale, sino Ceballos, Odegaard y Jovic, todos los que vuelven de sus respectivas cesiones, tienen que volver a coger dorsal esta campaña (si es que se quedan). El misterio quedó desvelado con Odegaard y Jovic en el partido de Glasgow ante el Rangers, en el que los futbolistas lucieron números en sus camisetas pero no nombres (pues siguen siendo provisionales). El noruego ha vuelto a coger el 21 y Jovic, el 18. Pero el 11 de Bale ya no está libre.

Hay una posibilidad. Tras la salida de Varane al Manchester United es muy posible que Casemiro coja el 5 que deja el francés. Ese es el dorsal con el que está jugando los últimos años en la selección brasileña. En ese caso quedará libre el 14 además del 16… Presumiblemente se los tendrán que repartir entre el galés y Ceballos.

Desde el entorno del galés ven el detalle de que haya perdido el dorsal como algo cómico. Le quitan importancia e incluso, en tono jocoso, barruntan que a lo mejor ser queda sin número alguno… «Pero seguro que en el Real Madrid», aseguran, confirmando la noticia adelantada por AS hace unos días según la cual Bale ha descartado salir cedido del Madrid para esta su última campaña de blanco. Descarta también Bale la posibilidad de ir a la MLS, aunque tiene varias ofertas. Eso lo deja para el verano que viene, dándose así la posibilidad de seguir en activo, compitiendo a buen nivel, para jugar el Mundial de Qatar 2022, uno de sus grandes objetivos a partir de ahora.

Para Ancelotti, que Bale esté en la plantilla es una especie de bendición. Más allá de los problemas físicos que suele arrastras es, de sobra, el jugador con mejores números de cara al gol que tiene a sus órdenes. El año pasado hizo 16 en 1.667 minutos (uno cada 104); Benzema hizo 30, pero en 3.884 (uno cada 129 minutos). El plan estratégico del propio club, además, confía en poder recuperar la mejor versión de Hazard y que forme un tridente con mucho nombre junto al propio galés y Benzema. Todo, a la espera de Mbappé. Pero, de momento, Bale tendrá que lucir el 14 o el 16… si Asensio no le devuelve el 11.

16 días para el asalto del Etihad

«Ahora es el momento de relajarnos, de descansar un poco porque el tramo final ha sido un esfuerzo tremendo para todos. Vamos a descansar unos días y eso es lo que vamos a hacer. Luego tendremos unos 10 días para preparar el encuentro de vuelta». En las entrañas del estadio Municipal de Butarque, instantes después de cerrar la temporada 2019-20, Zidane trazaba su plan para afrontar el encuentro de vuelta de la máxima competición continental ante el Manchester City. El francés, orgulloso del rendimiento de sus jugadores en este tramo final de 11 partidos en algo más de un mes (10 triunfos y un empate que le han servido para levantar su Liga número 34), sabe que sus jugadores necesitan un descanso antes de volver a calzarse las botas. Por ese motivo les ha dado una semana de descanso: «¡Ojo, no son vacaciones!», explicaba en la sala de prensa del estadio leganense. Algunos ya aprovecharon ayer para marcharse de Madrid.

La idea es que los jugadores vuelvan a Valdebebas el próximo lunes, para comenzar a preparar el encuentro ante el conjunto citizen. Para lograr el triunfo (no le sirve otro resultado) en Mánchester, Zidane cuenta con tres dudas y una baja importantísima, confirmada, la de Sergio Ramos, expulsado en el encuentro de ida. Las dos primeras dudas son de carácter táctico: la primera radica en saber si alinea a Marcelo (se está recuperando de una lesión muscular en el aductor izquierdo) o a Mendy en el puesto de lateral izquierdo. Curiosamente, si apuesta por el francés, repetiría la zaga con la que el Madrid debutó en Champions esta temporada ante el PSG (Carvajal-Varane-Militao-Mendy). Pero con una salvedad, Mendy se ha soltado ofensivamente en este último tramo liguero, mientras que Marcelo aporta su veteranía y experiencia en este tipo de partidos.

La segunda es también otra decisión táctica: si apuesta por la presencia de Isco (jugaría con cuatro centrocampistas) o por la presencia de Asensio. En el caso de que apostase por el balear, éste jugaría entrando por la banda derecha, para aprovechar sus diagonales y crear de esa manera peligro.

La tercera incógnita es física y afecta a Hazard y a cómo va a llegar el belga a la cita europea: Eden ha mostrado detalles en lo que se ha jugado de temporada, pero le falta cuajar una actuación sólida y completa en un partido de alcurnia. Zidane explicó su estado en Leganés: «Vamos a cuidarle entre todos, sobre todo los fisios. Ha tenido molestias últimamente cuando ha jugado. Ojalá que con este tiempo que tenemos hasta el partido se recupere totalmente para afrontar la Champions». Por que Zizou lo tiene claro: «¡Cómo no voy a pensar que podemos remontar contra el City! Vamos a pelear el pase hasta el último segundo».

Hasta el momento, Zidane ha disputado nueve eliminatorias europeas, superando todas. De esos nueve partidos disputados lejos del Bernabéu, sus datos son formidables: suma seis triunfos (entre ellos ganó en Roma, París, Nápoles y Múnich) y dos derrotas. También empató otro: (0-0) ante el City en el Etihad…