Puerta abierta para Griezmann, pero no a cualquier precio

Antoine Griezmann es uno de los nombres del verano. El francés apunta a salir del Barcelona, debido a que su alto salario es una gran dificultad para inscribir a Messi y otros fichajes. Además, el club confía en que puede sacar por él una buena cantidad o conseguir a un jugador de nivel en un intercambio. Hasta el momento, esto no eran más que informaciones de medios de comunicación, sin que los mandatarios blaugranas se hubieran pronunciado sobre el tema. Pero en la presentación de Memphis Depay, Laporta y Mateu Alemany no han hecho más que confirmar, aunque con matices, todos los rumores publicados en las últimas semanas.

Laporta fue el primero en pronunciar su nombre. Lo hizo para confirmar que cuentan con él o, lo que es lo mismo, que no hay ningún problema más allá del económico. No obstante, aclara: «No podemos negar que hay intereses por el jugador«. Es entonces cuando le cede la palabra al responsable de fútbol, Mateu Alemany, que vuelve a confirmar la posibilidad de que salga, aunque también respalda públicamente al futbolista.

«Valoramos mucho a Antoine. Es nivel top, estamos contentos con él. No hay mucho margen para proponer intercambios. Estamos dispuestos a escuchar situaciones, pero no va a ser fácil que venga un club con una oferta importante que nos convenza para deshacernos de un jugador así. Se han dado por hecho situaciones que yo ni me había planteado», añade.

De sus palabras, se pueden sacar dos conclusiones. La primera es que parece señalar que nunca se planteó el intercambio directo por Saúl. De hecho, este periódico ha ido contando que la intención del Barça era sacar algo más que el centrocampista a cambio del francés. Por otro lado, deja claro que está en el mercado, pero también que tiene que llegar una oferta considerable para que estén dispuestos a dejar marchar al que ha sido un futbolista imprescindible en las últimas semanas.

No volvió a salir el nombre del francés, ni siquiera hablando de la posible renovación de Messi, hasta que un compañero de la prensa de Barcelona fue claro y directo: «Joan, ¿descartan un trueque Saúl por Griezmann?«. Y el presidente evadió una respuesta directa, lo que deja entrever que su contestación sería un no. Es más, sin nombrar al rojiblanco, hizo alusión a la pregunta del periodista para añadir un «estamos abiertos a todo».

Su respuesta íntegra fue la siguiente: «El mercado está empezando ahora. Apenas se ha movido nada, por el COVID y la restricción de los ingresos. Jugadores como Griezmann tienen mercado, hay clubes interesados. Estamos construyendo nuestra plantilla buscando el equilibrio financiero. Con Antoine no tenemos ningún problema, ni como persona, ni como profesional. Si el mercado se mueve en la línea que dices (¿descartan un trueque Griezmann por Saúl? fue la pregunta exacta del periodista), estamos abiertos a todo porque estamos en un momento delicado. Estamos buscando acuerdos con los jugadores. Estos equilibrios que se deben hacer los estamos haciendo. Estamos abiertos a estudiar todo, pero ninguna de ellas va a perjudicar a tener un equipo competitivo».

Si ‘Griez’ estaba viendo la presentación de su posible nuevo compañero Depay, al menos contará con la tranquilidad de saber que sí es considerado un futbolista de élite por su directiva. Eso sí, su futuro parece que será un tema de largo recorrido. Alemany y Laporta no descartan que se vaya, lo hablan abiertamente y piden una gran oferta. La de Saúl parecía interesante y no se descarta, pero con otras condiciones. Por el momento, que no es poco, más allá de las informaciones hay palabras. Y estas dicen que el francés puede ir pensando en hacer las maletas… O no.

Próximo capítulo, Marcos Llorente

La hoja de ruta del Atlético tras acabar la temporada estaba programada al detalle. La renovación de Simeone venía tratándose desde hace meses y se alcanzó un acuerdo hace semanas, como contó As, pero el club necesitaba hacer un movimiento antes de cualquier operación. El 25 de junio se aprobó la ampliación de capital y dio pistoletazo al verano rojiblanco: Simeone, hasta 2024. La siguiente renovación es la de Marcos Llorente.

El futbolista ha explotado y es una de las estrellas del Atlético. Para muchos, el crack de la Liga. Por eso, el club entiende que es justo reconocérselo con una importante mejora de contrato para, por otro lado, espantar a posibles pretendientes. Su contrato actual expira en 2024, por lo que no hay prisa para tratar una renovación, pero Gil Marín negocia las nuevas condiciones con la gente de confianza del jugador. El plan es elevar su caché a la altura de los importantes de la plantilla.

En la entrevista que Llorente concedió a As durante la Eurocopa, el jugador explicó la situación: «Hubo conversaciones hace tiempo (para renovar), es verdad, pero no se concretó nada y no se terminó la negociación. No tengo ningún problema y que pase lo que tenga que pasar. Me quedan muchos años. Mi idea es seguir, estoy bien, estoy feliz en el Atlético de Madrid».

Tras anunciarse la renovación de Simeone hasta 2024, el siguiente capítulo debe ser Llorente, aunque ahora se encuentra de vacaciones, por lo que no hay excesiva prisa para ejecutar ningún movimiento. En paralelo, la otra operación que quiere cerrar cuanto antes el Atleti es el fichaje de Rodrigo de Paul, que se prepara para la final de la Copa América y, después, se irá igualmente a descansar.

Valorado en 80 millones, el mejor español

Marcos Llorente, revelación en España, es ya un futbolista muy cotizado en el mercado. Transfermarkt, portal especializado en tasación, lo valora en 80 millones de euros, precio de crack y el español que más. En la Premier le tantean, pues es un jugador de gran nivel y que da el perfil. Pero el 14 es feliz en el Atlético. Ha encontrado su sitio y esté en el mejor momento de su carrera. Sólo le ha faltado brillar en la Eurocopa para tener una temporada redonda. Pero tiempo tiene. Y la intención del Atlético es que sea vestido de rojiblanco.

Messi ya no es del Barça

Desde las doce de la noche, Lionel Messi ya es un jugador sin equipo. A día de hoy ha quedado liquidada la vinculación de la estrella argentina con el Barcelona, que se inició en 2001 cuando tenía 13 años. A pesar de lo impactante de la noticia, en el club catalán se mantiene el optimismo y la confianza en que Messi firmará aceptando la propuesta del club. De hecho, el presidente Joan Laporta manifestó al entrar el miércoles a mediodía en las oficinas del club que estaba “tranquilo” respecto a esta cuestión.

Desde Argentina se apunta en la misma dirección. Se da por segura la continuidad de Messi en el Camp Nou, pero añaden que la escenificación de la firma y el compromiso se llevará a cabo una vez acabada la Copa América que Messi está disputando en Brasil y que acabará el próximo 11 de julio.

Para Messi esta competición y la selección albiceleste son cuestiones primordiales y no quiere que nada le distraiga en el camino de lograr un objetivo que persigue hace mucho tiempo.

Más allá de la inquietud que puede provocar el hecho de que el mejor jugador de la historia del club esté a partir de este jueves sin contrato, este hecho provoca algunas consecuencias mientras dure este estado de cosas.

La más destacada es el hecho de que si Messi tuviera la desgracia de lesionarse en el curso de la Copa América mientras está sin contrato, el argentino quedaría fuera de la cobertura médica del club y a su vez el Barcelona no recibiría por parte de la FIFA la compensación del seguro pactado por los días de baja.

Una situación diferente, por ejemplo, a la de Dembélé, lesionado con Francia en la disputa de la Eurocopa y que estará cuatro meses de baja durante los cuales el conjunto blaugrana recibirá por el Programa de Protección de la FIFA una compensación de 20.548 euros al día y hasta un máximo de un año.

Además, según informaba el diario Sport, mientras Messi siga sin firmar por el Barcelona, el equipo no podrá utilizar la imagen de Messi con la nueva camiseta o nada que sea de la futura temporada o vender camisetas de Messi de la temporada 2021/22 en su tienda oficial.

Pero más allá de cuestiones comerciales, existe una cuestión que afecta a la planificación de la próxima campaña respecto si la firma de Messi a partir del día uno de julio se considera una renovación o un fichaje. Hay opiniones para todos los gustos, pero dependiendo de la que se imponga en LaLiga puede tener consecuencias, pues si Tebas lo considera como fichaje afectaría al límite salarial del equipo.

La tranquilidad, también puede ser tensa y la situación contractual de Messi es un buen ejemplo de ello.

La renovación de Dani Cárdenas se cocina a fuego lento

Cuando el fútbol español se debatía por el cierre momentaneo, el Levante cerraba la renovación de Dani Cárdenas sin esperar lo que vendría poco después. El guardameta de Terrasa firmaba hasta 2022, más dos años opcionales, con una cláusula de 20 millones de euros y miras al primer equipoUna temporada más tarde ese contrato ha quedado obsoleto para una de las grandes revelaciones de la temporada granota.

Cárdenas irrumpió con fuerza. Literalmente derribó el muro. Su debut en camsieta de futbol LaLiga barata frente al Valladolid el 27 de noviembre cambió su rol en el equipo y sus actuaciones en Copa del Rey, su estatus en el mundo del fútbol. Con 24 años se estrenaba en la élite y se aferró al sueño del profesionalismo con una personalidad arrolladora. Incluso varios equipos se interesaron por su situación.

El entorno del jugador y el club tuvieron una aproximación para contemplar las trazas de un nuevo contrato con el compromiso de abordar la situación una vez finalizase la temporada, con la dirección deportiva granota además por renovar y la permanencia todavía por certificar. Pero desde entonces no hay novedades al respecto.

Con el contrato más bajo de la plantilla, el portero se ha ganado una revisión sobre el terreno de juego a la altura de sus prestaciones al equipo. La idea pasa por mejorar sus condiciones salariales y, por ende, un aumento en su cláusula y años de contrato. Nada descabellado. Pero el Fair Play Financiero, de nuevo, reduce el margen de maniobra del club. La temporada pasada, es más, tuvo que ser inscrito con ficha de filial pese a ser jugador de pleno derecho del primer equipo para encajar las cuentas.

Una circunstancia que supo aprovechar a su favor cuando llegó la oportunidad de sustituir a Aitor Fernández. A las primeras de cambio, Paco López apostó por Koke Vegas, pero su papel en San Mamés dejó un poso de dudas. Cárdenas, que por aquel entonces estaba compitiendo con el B, llegaba más rodado y sí que supo aprovechar la oportunidad. En 13 partidos ha pasado de promesa a realidad.

Su renovación, sin embargo, se cuece a fuego lento. La situación económica y la cola de espera, con varios futbolistas llamando a la puerta para revisar sus contratos, no favorecen al acuerdo. Pero ambas partes están convecidas. La entidad quiere cuidar a un guardameta que lleva quemando etapas desde 2013 en su estructura y él se ve triunfando en Orriols.

El nuevo Odriozola

La vida futbolística de Álvaro Odriozola ha cambiado radicalmente en las últimas semanas. En concreto, desde el pasado 11 de abril. El carrilero donostiarra ha sido toda la temporada suplente de Carvajal y Lucas Vázquez en al lateral derecho, lo que le mantenía en el ostracismo más absoluto. Pero en la noche lluviosa del Clásico liguero jugado en Valdebebas, Lucas cayó lesionado tras una fuerte entrada de Busquets. Poco antes del descanso tuvo que irse el multiusos gallego con una seria lesión de rodilla, que aún le mantiene de baja.

Odriozola ha aprovechado su ocasión y no la ha desperdiciado. Metió un gol en Cádiz (0-3) y otro en Granada (1-4). También fue titular en San Mamés ante el Athletic. La afición blanca ya no lo ve como un juguete roto y son pocos los que le incluyen entre su lista de transferibles. Odri se ha ganado al derecho a seguir en la plantilla madridista y más ahora que Zidane, que ha creído poco en él, está preparando su marcha tras el final de la Liga.

Tras su tarde triunfal en el Carranza, el guipuzcoano mostró su cara más humana: «El futbol es un mundo complicado; en mi tema personal tuve muchas lesiones. Pero el trabajo siempre da sus frutos. La continuidad, los minutos y la confianza son algo muy importante. He pasado momentos muy malos. En el Madrid no hay excusas y siempre hay que dar el 200%, pero a veces cuesta con las lesiones. Pero ser jugador del Madrid y marcar goles es indescriptible. ¿Cómo me voy a quejar? Soy muy autocrítico. No tengo que reprochar nada a nadie».

Odriozola, 25 años, tiene todavía contrato con el Madrid hasta 2024, por lo que el club cree que es bueno mantener su confianza en el donostiarra. Las lesiones han lastrado a Carvajal esta temporada y en estos partidos ante Sevilla, Granada y Athletic ha demostrado que está para jugar en el nivel top del Real Madrid.

Esa manera de sufrir «innecesaria» que es ADN y esencia del Atlético

Fueron diez minutos como noventa insoportables.Zubeldia encontró esa pelota en la frontal del área, llovida de un córner, y la pateó a bocajarro para batir a Oblak. Y, de pronto, Simeone miraba al marcador. Diez minutos, diez tan largos como diez horas, lentas e insoportables. Y, de pronto, miraba la camiseta txuri-urdin y veía en ella los colores del Levante. Tan buenos partidos, en el Ciutat, aquí, y ni una victoria, el colchón que comenzó a menguar. Y, de pronto, que falta el oxígeno, que un puño de arañas trepa del corazón a la garganta, el azúcar en 280, el miedo de cuerpo presente en este Atlético-Real Sociedad, jornada 36ª. Porque esos diez minutos que quedan son los de la primera final que al Atlético le quedan por esta Liga, para ganar esta Liga, de sí mismo depende, y la Real acaba de marcar el 2-1. La tranquilidad por el 2-0 en el minuto 30 se ha esfumado. Toca sufrir. Sufrir a lo Atleti. Nadie como los rojiblancos saben, pero el propio Simeone lo reconoció minutos después al micrófono de Ricardo Sierra en Movistar+, después de irse con los puños al aire al vestuario nada más pitar el árbitro el final: «El sufrimiento fue innecesario». No es el primero de la temporada en este camino hacia el título.

Porque el partido ante la Real podría ser el relato de la temporada del Atlético hasta el momento. Inicio arrollador, presión feroz tras pérdida, la Real que no cruza la línea del centro del campo hasta el minuto 10, arrancadas de Llorente, ocasiones sobre la portería de Remiro como disparadas con una ametralleadora, 2-0 en el minuto 27, tranquilidad. LaLiga se acaricia. Ese Atleti que depende de sí mismo tiene el partido controlado. La Real llega. Llega, sí, pero se topa con el palo o el guante de Oblak. Como en esa primera vuelta en la que Oblak no encaja y el Atleti, partido a partido, sólo sabe sumar tres en tres, mientras Madrid y Barça no. En diciembre campeón, se decía, a pesar de la cautela siempre en la boca de los aficionados rojiblancos, que saben del sufrir, «espera, espera; partido a partido». Y llegaron esos partidos ante el Levante, empate y derrota, los dos seguidos, y el colchón del Atlético, tan mullido en enero, empezó a descoserse, hilo a hilo.

Partido a partido, penalti a penalti

Porque la historia de esta Liga se está construyendo al final sobre momentos así, como esos diez últimos minutos ante la Real. Sucedió en la jornada 28ª, Atlético-Alavés, minuto 84, el Atlético gana 1-0 y Pacheco acaba de detener un disparo de Suárez. Savic le da un codazo a Rioja en el área contraria, revisa el VAR, pita el árbitro: penalti. Joselu se encargará de lanzarlo… Pero Oblak adivina y para. La afición del Atlético le quita el polvo a los desfibriladores, a las botellas de oxígeno. Tocará volver a sacarlos seis jornadas después, ante el Elche, jornada 34ª. El Atlético gana 0-1 cuando en el minuto 90 el silbato del árbitro hace subrir el azúcar, las arañas trepan. Fidel coloca el balón, dispara y la pelota se estrella en el palo. Sube el volumen de esa estrofa del himno de Sabina: «Qué manera de aguantar, / qué manera de crecer, / qué manera de sentir, / qué manera de soñar, / … / qué manera de sufrir, / … / qué manera de vencer, / qué manera de vivir, / Qué manera de subir y bajar de las nubes, / ¡qué viva mi Atleti de Madrid!«. Como en los dos partidos que quedan esta temporada, dos finales, aunque se sufran. Pero ya lo decía el socio número 1 de 2004, Agustín de la Fuente Quintana en ese anuncio de Rushmore. «Atleti. Me mata, me da la vida». Y está a 180 minutos de ser campeón.

Araújo: tercera lesión en el tobillo izquierdo y segunda recaída

El partido ante el Levante en el Ciutat de camiseta de futbol Valencia barata (3-3) quedará grabado en la retina del aficionado culé como la imagen de una derrota más que un empate: el equipo perdía dos puntos vitales para el campeonato, que hubiera supuesto además dormir esa noche como líder, pero lo que es peor, reflejaba una preocupante resignación e impotencia, tras dejarse remontar en dos minutos una ventaja de 0-2.

Pero las consecuencias de este partido han ido mucho más allá del resultado: dos jugadores tuvieron que retirarse antes de tiempo por sendas recaídas. Una, la de Sergi Roberto, reconocida a regañadientes en un comunicado del club que hablaba de “molestias tendinosas” en el recto femoral de la pierna derecha, cuando lo cierto, según ha podido saber este diario, es que se trata de una rotura de tomo y lomo, con un tiempo de baja entre uno a dos meses.

Mucho más sibilino fue el comunicado que emitió el club durante el partido sobre Ronald Araújo, limitándose a señalar que sufría “un golpe en el tobillo izquierdo”. Evidentemente, se trataba de la zona más delicada del central uruguayo, donde había sufrido sendas lesiones esta temporada, con recaída incluida. Según pudo saber AS, el jugador también se sometió a pruebas tras el partido, que confirmaron una nueva recaída. De hecho, se detectó una lesión en la sindesmosis del tobillo izquierdo, sin afectación ligamentosa ni fractura, que le podría tener unas tres semanas fuera de los terrenos de juego. Más que por la gravedad de la lesión, estamos hablando de un esguince, el problema es que es la tercera vez que sufre la misma dolencia y en el mismo tobillo, entrando en una espiral muy peligrosa para un jugador tan joven.

«No tengo que saltarme etapas»

Eden Hazard ha disputado cerca de media hora en el partido de ida de semifinales entre Real Madrid y Chelsea. El belga incluso apuntaba a la titularidad, pero Zidane consideró que aún no estaba al cien por cien, recién recuperado de su lesión muscular. El ex ‘blue’ lo aclaró: «No tengo que saltarme etapas«. Aun así, el técnico francés confió en él para el tramo final, en el que el partido estaba más embarrado. Trató de participar en la ofensiva del equipo, si bien no pudo desequilibrar ni generar ocasiones de peligro.

Tras el encuentro, compareció en los micrófonos de BT Sports, admitiendo que lo que se vio en el terreno de juego podría haber dejado un resultado más desfavorable de cara a la vuelta: «El marcador podría haber sido peor. Aún queda el partido de vuelta, tenemos que pensar en el partido contra Osasuna este fin de semana, luego ir ahí abajo para ganar».

Además, también explicó por qué había disputado tan solo un rato en la segunda mitad, consecuencia de su lesión y los plazos de su recuperación: «No tengo que saltarme las etapas. Por supuesto que quiero estar en el campo. Aún quedan partidos por jugar al final de la temporada, así que quiero estar listo para ellos. Simplemente feliz de poder volver a jugar».

Por último, habló del sistema y del reencuentro con su exequipo: «Siempre es bueno jugar contra amigos, pero que ahora es jugador del Madrid y que solo quiere ganar. ¿Repetir esquema? Pregúntale al entrenador. Ya hemos jugado con esta formación antes y sabemos hacerlo. También sabemos con cuatro atrás. Depende del entrenador». En Twitter, elogió a Benzema: «Gran definición».

Nacho Vidal: «Quiero seguir en Osasuna»

Tras haber cumplido 100 partidos en el club, el jugador de Osasuna Nacho Vidal afirma que quiere permanecer en la entidad navarra más tiempo, poniendo de manifiesto que lo primordial es mantener al equipo un año más en LaLiga Santander.

La semana pasada ante el Huesca, Vidal cumplió 100 encuentros vistiendo la casaca rojilla, «un orgullo muy grande» para un futbolista que finaliza su contrato con Osasuna en junio de 2022.

«Habría firmado para ser centenario en marzo de 2021 el día que me senté a comer con Braulio y Cata por primera vez», rememora el lateral tras su fichaje por el conjunto navarro en julio de 2018.

Para Vidal, la confianza que le mostraron Braulio y Jagoba Arrasate desde el principio hizo que lo tuviese «muy claro» a la hora de aterrizar en Pamplona en busca de «minutos para competir y crecer futbolística y personalmente».

«Pienso que fue un gran acierto venir a Osasuna», opina el veloz defensa que llegó a un lugar «familiar y más tranquilo» con el claro objetivo de ascender a Primera División en el equipo que dirige Arrasate.

«En Pamplona, la gente ama a Osasuna. En otras ciudades hay más seguidores del Real Madrid o del Barcelona, pero aquí la mayoría de los aficionados son rojillos en las buenas, y, especialmente, en las malas. Me parece algo increíble», afirma el joven de 26 años.

El canterano valencianista se siente querido en la capital navarra, una ciudad de la cual destaca la educación y el respeto de sus habitantes. «Rápidamente he echado raíces, y me identifico con los valores de Pamplona y Osasuna, que se asemejan mucho a lo que yo soy como persona», añade.

Vidal recalca el «crecimiento» que está experimentando Osasuna en todos los niveles «porque su situación se lo permite», asegurando que continúa siendo el club cercano que se encontró cuando llegó a él por primera vez.

El alicantino ríe al revivir su debut con Osasuna: «Me acuerdo mucho de ese partido. A partir de ese momento comenzó una nueva etapa, y marqué un gol precioso que fue anulado».

También señala el duelo ante el Málaga (1-2) en Segunda División de la campaña 18/19, que significó un «punto de inflexión», y que marcó el «devenir de la temporada», para acabar ascendiendo a la máxima categoría «con un plus de confianza».

De Arrasate, Vidal destaca la capacidad que tiene de transmitir sus conocimientos a nivel grupal, y agradece la confianza que el club le otorgó al entrenador cuando Osasuna acumuló 13 jornadas sin conseguir una victoria: «Hay momentos en los que trabajas mucho, pero los resultados no llegan, y lo que ha conseguido Jagoba es digno de admiración».

«En el encuentro de Elche se percibió un cambio. El equipo estuvo solvente y competitivo, y me tranquilizó saber que la situación mejoraba», afirma.

«Cuesta mucho ganar un partido. Todos se juegan como si fueran finales, y son los pequeños detalles los que ayudan a conseguir los tres puntos», asegura Vidal, que ve a Osasuna «seguro de sí mismo, mentalmente fuerte y deseoso de llegar al objetivo de la salvación lo antes posible», sin olvidar el esfuerzo que ello conlleva.

«El Sadar con su afición presente es sin duda uno de los campos más difíciles de la Liga española. Recuerdo el año de Segunda en el que, cuando las cosas se ponían mal, yo miraba a la gente y sabía que íbamos a remontar», indica el futbolista sobre el jugador número 12 al que tanto echa de menos.

Su esfuerzo y su compromiso no cambiarán si Arrasate decide no ponerle de titular en un partido: «Independientemente de lo que pase el fin de semana, lo doy todo cada día, eso es algo innegociable».

«Mi trabajo de la semana es sagrado, pongo los cinco sentidos en cada sesión y el míster está para tomar las decisiones. Tiene un papel difícil porque muchas veces debe elegir entre varios jugadores que están en forma», agrega.

«El objetivo es tan estimulante, que sacas fuerzas de donde no las hay», asevera sobre la permanencia que deberán lograr en el tramo final de Liga, en el que, si su entrenador se lo permite, jugará todos los minutos con motivo de la lesión de Roncaglia.

Al deportista natural de El Campello le gustaría alargar al máximo su carrera profesional: «los futbolistas somos unos privilegiados; tenemos buenas condiciones de horario y sueldo, aunque renunciamos a muchas cosas, y eso la gente no lo aprecia. Ojalá me quede mucho tiempo».

«Mi carrera de fisioterapeuta me apasiona y espero que me permita mantenerme vinculado al deporte cuando me retire. Es una opción que tengo en cuenta, pero también me gustaría seguir en el mundo del fútbol» y también «emprender algún negocio».

De su amistad con Lucas Torró, destaca la capacidad de «congeniar» que muestran ambos en la cocina: «Disfruto mucho, y no hay nada mejor que preparar un buen plato para tu gente».

«Él cocina muy bien. Yo estoy empezando y su experiencia es un grado, pero que no se relaje, que enseguida le pillo», comenta sobre una de sus comidas preferidas, la paella.

El argentino Chimy Ávila podría volver a tener minutos mañana en el encuentro amistoso ante el Eibar, 14 meses después de su lesión, algo que su compañero celebra con entusiasmo: «Ha currado mucho, tiene unas condiciones físicas envidiables, y creo que está preparado. Nos alegramos mucho».

El Bayern ata a su perla del futuro

Finalmente, el Bayern de Múnich ató a una de sus mayores promesas del futuro. Venía siendo un secreto a voces, pero el flamante campeón del sextete, según informa el diario alemán Bild, dotó a la joven perla Jamal Musiala de su primer contrato como profesional. De esta manera, el talento ofensivo de 18 años de edad, firma una vinculación con el cuadro bávaro hasta 2026 convirtiéndose, así, en una de las mayores apuestas del Bayern de cara al futuro.

Dio que hablar Musiala por su decisión entre las selecciones alemana e inglesa dado que el futbolista, por su doble nacionalidad, podía vestir tanto la indumentaria germana como la británica. Finalmente, también debido a sus compañeros en el Bayern que forman parte de la MannschaftMusiala se decantó por el combinado dirigido por Joachim Löw y portará la elástica con el águila, previsiblemente, a partir del parón de selecciones convocado para marzo.

Para el joven Musiala, primera perla que da el paso firme al primer equipo desde que lo hiciera un tal David Alaba en 2010, es una decisión que le aferra aún más al transatlántico bávaro. Y eso que, a pesar de su destacado renombre en esto del fútbol, acudió junto a su madre a estampar su firma sobre un contrato que, siempre según Bild, le asegura un total de 5 millones de euros por año por defender los colores del BayernMusiala es el presente y futuro de un conjunto que, sin ningún lugar a duda, sienta las bases para seguir en lo más alto de Europa durante los próximos años.

El Bayern ata a su perla del futuro

Finalmente, el Bayern de Múnich ató a una de sus mayores promesas del futuro. Venía siendo un secreto a voces, pero el flamante campeón del sextete, según informa el diario alemán Bild, dotó a la joven perla Jamal Musiala de su primer contrato como profesional. De esta manera, el talento ofensivo de 18 años de edad, firma una vinculación con el cuadro bávaro hasta 2026 convirtiéndose, así, en una de las mayores apuestas del Bayern de cara al futuro.
Dio que hablar Musiala por su decisión entre las selecciones alemana e inglesa dado que el futbolista, por su doble nacionalidad, podía vestir tanto la indumentaria germana como la británica. Finalmente, también debido a sus compañeros en el Bayern que forman parte de la Mannschaft, Musiala se decantó por el combinado dirigido por Joachim Löw y portará la elástica con el águila, previsiblemente, a partir del parón de selecciones convocado para marzo.
Para el joven Musiala, primera perla que da el paso firme al primer equipo desde que lo hiciera un tal David Alaba en 2010, es una decisión que le aferra aún más al transatlántico bávaro. Y eso que, a pesar de su destacado renombre en esto del fútbol, acudió junto a su madre a estampar su firma sobre un contrato que, siempre según Bild, le asegura un total de 5 millones de euros por año por defender los colores del Bayern. Musiala es el presente  y futuro de un conjunto que, sin ningún lugar a duda, sienta las bases para seguir en lo más alto de Europa durante los próximos años.