Koeman, la revolución puede esperar

Aunque luego el resultado le dio, sólo en parte, la razón, la alineación de Ronald Koeman contra el Levante sorprendió a un porcentaje altísimo del entorno del Barça. Cuando todos esperaban con cierta expectación una sacudida después del 2-1 contra el Cádiz y el 0-3 contra la Juventusel holandés no hizo una sola concesión y sacó su perfil más conservador. Hasta siete supervivientes del humillante 2-8 de Lisboa fueron titulares. A saber, Ter Stegen, Lenglet, Alba, Busquets, De Jong, Griezmann y Messi. Puede ser peor si se rasca un poco más. Probablemente, Sergiño Dest y Araújo jugaron porque Sergi Roberto y Piqué están lesionados y Braithwaite, porque ya Suárez se fue al Atlético. El titular número once, Coutinho, también pertenece a la generación del fracaso de Liverpool.

Más allá de análisis futbolísticos, ya que es posible que Koeman hiciera lo más prudente para asegurar el marcador en un partido decisivo, lo que quedó claro es que, para el holandés, que supuestamente había venido a darle al vestuario la vuelta como un calcetín, la revolución puede esperar. Es cierto que las circunstancias no le están ayudando. Uno de los líderes del cambio, Ansu, se lesionó de gravedad en el partido contra el Betis.

Hay, sin embargo, una situación que puede convertirse en peliaguda para Koeman. Hasta ahora, y al contrario que con Valverde o Setién, nadie le había exigido resultados, sólo valentía para poner a los jóvenes. Ese es su principal aval. El arrojo y el descaro para no casarse con las vacas sagradas. Sin embargo, Koeman prescindió de Pedri en el once contra el Levante. Trincao y Pedri (el único en el que realmente parece creer) salieron un ratito, Riqui y Aleñá ni aparecieron por el partido y, para colmo, acabó jugando con tres centrales después de la extravagante salida de Umtiti al campo, con posible penalti incluido.

Semanas después de gustar mucho en Kiev con un equipo en el que estuvieron Mingueza, Júnior, Aleñá o Pedri, Koeman ha dado un paso atrás por la razón que sea. Como buen conocedor del fútbol, es posible que la reflexión le haya hecho ver que después de cuatro derrotas en LaLiga y un palo como el de la Juventus, meter a los jóvenes con calzador podría suponer una manera de quemarlos. Sin embargo, Koeman se está jugando su credibilidad porque, de cara al exterior, todos esperaban cambios. Exigían cambios. Y van a menos. Será interesante comprobar cuáles son los próximos pasos del holandés contra Real Sociedad y Valencia. Si Koeman sigue poniendo a «los mismos cabrones de siempre» se le demandarán resultados. Y no están siendo los mejores.

 

«Doy las gracias al Madrid por no ficharme; estoy donde quería»

El jugador del Barcelona Pedri pasó este lunes por los micrófonos de El Larguero de la Cadena SER. El atacante analizó su irrupción en la primera plantilla azulgrana y repasó el pasado, presente y futuro de su carrera.

Humildad: «Yo creo que si pierdes la humildad y dejas de ser como eres se pierde al futbolista. Mis padres y mi hermano son los que me dan más consejos. Está muy bien porque te hace exigirte y estar con los pies en el suelo».

Posición en el campo: «Desde pequeño siempre me he sentido más cómodo de mediapunta pero en ambas bandas puedo aportar al equipo».

Messi: «No te acostumbras a ver las jugadas que hace Messi. Todos te sorprenden. Poder aprender de ellos es un lujo. Ver las cosas que hace Messi… hace lo que quiere y cuando quiere. Claro que impone Messi, lo ves en la TV y en la play y verlo en la vida real impresiona. Me impresionan todos. Jugar con Messi es un premio que me ha dado la vida».

Relación con el vestuario: «Sobretodo me llevo muy bien con Trincao, llegamos al mismo tiempo, empezamos a entrenar juntos…. con Ansu muy bien. Ahora ha tenido la lesión y tiene que trabajar para estar lo mejor posible. Hemos hecho buenas migas».

Ansu Fati: «Ansu tiene mucho gol. Mucha calidad, uno contra uno… tiene muchísimo futuro y lo tiene todo».

El Clásico: «Dos días antes del Clásico me dijeron que iba a ser titular y dije… hostia, ¡esto ya va en serio!».

Prueba en el Real Madrid: «Estuve una semana probando en el Madrid. Me dijeron que no tenía el nivel. Me llevaron a un despacho y me lo dijeron. Le doy las gracias, porque ahora estoy en el equipo que siempre he querido estar».

Selección: «Luis de la Fuente me dice que siga trabajando como lo estoy haciendo. Que busque los espacios, que tenga tranquilidad y que sea yo mismo. Ojalá pueda ir a las dos, a la Eurocopa y a los Juegos Olímpicos».

Aspiraciones: «No me gusta ponerme techos. Hay que ir paso a paso. Siempre he dicho que me gustaría jugar un Mundial con la Selección».

Positivo de Suárez: «No es una buena noticia el positivo de Luis Suárez. Los mejores tienen que estar en el campo y jugar en el campo»

Atlético de Madrid: «El Atlético tiene un gran equipo y saben a lo que juegan. Van todos a una y veremos lo que pasa».

Griezmann: «A Griezmann lo veo bien. Está teniendo la mala suerte de que no le acaban de entrar. Nos aporta mucho cuando juegan».

Braithwaite y Dembélé también pasan el test del coronavirus

A primera hora de la tarde de este lunes toda la plantilla blaugrana pasó el test PCR, paso previo a iniciar los entrenamientos. Incluso acudió a la cita el atacante Martin Braithwaite, fichado a finales de febrero fuera de la ventana de mercado tras confirmarse la lesión de la larga duración de Ousmane Dembélé, que se pudo inscribir para jugar LaLiga, pero no llegó a tiempo para la Champions, por lo que la temporada ya ha finalizado para el jugador a nivel práctico.

Sin embargo, Braithwaite seguirá ejercitándose con el equipo pese a su imposibilidad de jugar ningún partido más esta temporada. De hecho, el delantero fue de los primeros en acudir a las instalaciones blaugrana para someterse al test de coronavirus.

En el otro lado de la moneda se encuentra Dembélé. El atacante francés también pasó este lunes el test y lo hizo además en la misma franja horaria que el resto de sus compañeros. Hay que recordar que al no estar inscrito en LaLiga, el protocolo de seguridad era muy estricto, impidiéndole coincidir con sus compañeros incluso en el vestuario. Estos últimos meses han sido especialmente duros para el internacional al trabajar prácticamente en solitario, con la única compañía del fisio Xavi Linde.

El primero en pasar el test fue Clement Lenglet, que tendrá por delante unos días para recuperarse de sus molestias en la ingle derecha. Le siguieron, llegando de forma escalonada, De Jong, Braithwaite, Griezmann, Riqui Puig, Sergi Roberto y Piqué, en la primera hornada. Posteriormente, la segunda se inició con Dembélé, Busquets, Neto, Rakitic, Semedo y Ansu Fati. En la tercera, ya apareció Leo Messi, a quien le siguieron Junior, Alba, Umtiti, Rakitic y Arturo Vidal y Luis Suárez.

Los jugadores apenas coincidían cinco minutos en la Ciutat Esportiva, el tiempo suficiente para someterse al test rápido de PCR. Si no hay ninguna contraorden, están citados todos este martes a las 9.30 horas para iniciar la preparación de cara al regreso de la Champions.

Plan de trabajo para Luis Suárez durante las vacaciones

Luis Suárez no está fino. Los cinco goles que ha marcado después del confinamiento no esconden una realidad: al delantero uruguayo no está cómodo en el campo. Desde que regresara de su operación en la rodilla derecha, al charrúa se le ve más lento y agarrotado en sus acciones, dejando bien patente que no está teniendo las mejores sensaciones. Sin embargo, su capacidad de sacrificio y pundonor suplen estas carencias, hasta el punto que se ha convertido en uno de los máximos goleadores del equipo tras el regreso del confinamiento.

A Luis Suárez, que acabó visiblemente cojeando en su pie derecho en el partido ante el Alavés, ya no se le ha visto pelo en los entrenamientos del lunes y el martes, al quedarse en el gimnasio haciendo trabajo de recuperación. Es evidente que la rodilla derecha sigue dándole más de un quebradero de cabeza, pero el charrúa tiene el umbral de dolor por las nubes, por lo que soporta perfectamente este tipo de situaciones.

No hay duda de que estos seis días de descanso le van a venir de perlas al delantero uruguayo para darse un respiro. En todo caso, el jugador se lleva consigo un plan de trabajo diario de mantenimiento personalizado elaborado por los preparadores físicos para no bajar los estímulos y seguir acondicionando la rodilla.

Desde que regresara de la lesión, ha jugado siete partidos como titular y cuatro como suplente. Tras quedarse en el banquillo en los dos primeros tras el confinamiento (Mallorca, Leganés), encadenó seis seguidos en el once (Sevilla, Athletic, Celta, Atlético, Villarreal y Espanyol) quedándose los dos siguiente en el banquillo (Valladolid y Osasuna) para regresar otra vez al equipo ante el Alavés. Marcó dos goles al Celta y uno al Espanyol, Villarreal y Alavés. Esta temporada ha acabado cuarto en la tabla de goleadores con 16 dianas.

El objetivo prioritario que se ha autoimpuesto Luis Suárez es llegar al partido del 8 de agosto ante el Nápoles en las mejores condiciones posibles. Tiene casi tres semanas por delante para acabar de ponerse en forma y mejorar las sensaciones. Unas sensaciones que le permitan afrontar el intensísimo calendario que les espera de la Champions si llegan a la final con la mayor de las garantías.

El Barça paga 5,5 millones de euros por el desconocido Maia

Según informó ESPN y confirmó Globoesporte, el Barça ha fichado al desconocido delantero brasileño Gustavo Maia, de apenas 19 años. El club azulgrana, que en principio lo incorporará para su filial, paga 4,5 millones de euros por el futbolista, aunque ya había comprometido un millón de euros a principios de año (que luego salió de un fondo y que pagará ahora) para asegurarse esa opción de compra. El Sao Paulo mantiene el 30% de los derechos económicos del jugador.

En principio, es de imaginar que Guatavo Maia llega para reforzar al filial azulgrana, que todavía no sabe si jugará en Segunda División. Eso, si no permanece cedido en el Sao Paulo, club al que llegó con 14 años procedente de Brasilia. Desde entonces, ha destacado en las categorías inferiores del Sao Paulo, pero es un perfecto desconocido en el panorama internacional.

Una semana decisiva: calendario del Real Madrid y el Barcelona

A los once días de reanudarse el campeonato, el Madrid recuperó el liderato; la siguiente semana aumentó a dos puntos su ventaja con el Barcelona y el empate de ayer del equipo de Setién contra el Atlético puede hacer que la renta blanca aumente si gana al Getafe el jueves. Esta semana el título puede quedar prácticamente visto para sentencia. Blancos y azulgranas afrontan los enfrentamientos ante los rivales más duros que les quedan en esta recta final de Liga. Con permiso del Villarreal, quinto clasificado y que visitará a los blancos en la penúltima jornada

Precisamente el Barça cerrará la semana rindiendo visita al conjunto groguet. Los cuatro partidos restantes para los azulgranas serán ante rivales de la mitad baja de la clasificación: Espanyol (20º), Valladolid (15º), Osasuna (11º) y Alavés (16º). Los cuatro podrían llegar, para bien o para mal, con su futuro resuelto.

Al Madrid la semana se le presenta contra otros dos rivales que pelean por Europa: Getafe (6º) y Athletic (9º). Luego vendrán Alavés (16º) y Granada (11º) y los de Zidane acabarán la Liga recibiendo a un Villarreal inmerso también en la lucha por los puestos europeos y visitando a un Leganés (19º), que puede estar condenado o apurando sus opciones de salvación.

Los descansos y el orden los partidos también serán importantes en este esprín final. Después de medirse con el Getafe (jueves 2 de julio, 22:00), el Madrid apenas tendrá 62 horas de reposo para preparar la visita ante el Athletic de la 34ª jornada (domingo 5, 14:00). Esa jornada será la única de las once de la reanudación liguera en la que los blancos jueguen antes que el Barcelona. Los azulgranas dispondrán de 118 horas para pensar en su respectiva visita al Villarreal (domingo 5, 22:00) después del partido de anoche ante el Atlético .

El Madrid disfrutará luego de su mayor período de descanso entre partidos: 126 horas. Aunque los horarios de la 35ª jornada aún no están confirmados, LaLiga ya ha comunicado a los clubes que el Real Madrid-Alavés se jugará el viernes 10 a las 22:00. Esto hará que, pese a ese prolongado descanso, a los de Zidane se les condensarán los últimos cuatro partidos de Liga en diez días. Mientras, el Barcelona, que recibirá al Espanyol el miércoles 8, tendrá doce días para afrontar sus últimos cuatro compromisos del campeonato.