Milik vuelve a ser objetivo prioritario del Atlético

La lesión de Diego Costa y la baja de Luis Suárez por Covid han evidenciado que el Atlético necesita otro delantero en su plantilla si aspira a disputar todas las competiciones. Antes de la preocupante dolencia de Costa, la dirección del Atlético de Madrid ya contemplaba distintos escenarios para el mercado de enero. Y no descartaba que Diego Costa se marchara, toda vez que concluye contrato el 30 de junio y podría adelantar su salida. Si el delantero hispano brasileño saliera, el delantero elegido es Arkadiusz Milik.

El delantero polaco ya estuvo en la agenda del Atlético el pasado verano. Interesaba para llegar junto a Luis Suárez para afrontar con tres nueves de primer nivel la temporada, toda vez que Simeone no considera a Iván Saponjic para jugar en su equipo a tenor de la utilización que ha hecho de él toda la temporada pasada y lo que se lleva disputada de la actual.

La situación financiera del Atlético impidió el fichaje de Milik, que estuvo a un paso de fichar por la Roma para sustituir a Dzeko, que se iba a ir a la Juventus, pero al final el bosnio se quedó en la Roma y el polaco y el Nápoles y Morata se fue del Atlético cedido a la Juventus.

Milik acaba contrato con el Nápoles en junio, por lo que el Atlético negociaría un traspaso a la baja por un jugador que queda libre en seis meses. El delantero polaco cuenta con más opciones como las del Everton y el Tottenham Hotspur, pero el Atlético competirá por hacerse con sus servicios.

En 2016, el Nápoles fichó a Milik del Ajax, donde llegó procedente del Bayer Leverkusen. Esta temporada no está jugando porque no accedió a ampliar su contrato en verano y De Laurentiis, el extravagante presidente del Nápoles, decidió no inscribirle en ninguna competición después de que las dos últimas temporadas fuera el máximo goleador del equipo. Lo normal es que Milik salga del Calcio en enero. Y el Atlético será uno de los equipos que intentará ficharle porque necesita un delantero.

El Nápoles sigue enchufado y triunfa con el ‘Chucky’ Lozano

El Nápoles de Gattuso ya no tiene objetivos en esta liga: el triunfo en la Copa italiana le garantiza un sitio en la fase de grupos de la próxima Europa League y el cuarto puesto del Atalanta es inalcanzable. Sin embargo, ‘Ringhio’ consigue mantener enchufadísimos a sus hombres, que triunfaron en el estadio de un Genoa que tenía muchas más motivaciones y sigue en la zona de descenso.

Los sureños (que ganaron 12 de sus últimos 16 partidos) disputaron una primera mitad maravillosa, llegando al descanso con el 75% de posesión del balón. Su único defecto, una vez más, fue no aprovechar la enorme cantidad de ocasiones que crearon. El joven mediocampista Elmas fue uno de los mejores y, en el 7′, el VAR canceló su gol tras un córner por una mano de Manolas de la que nadie se había percatado. Los de Nicola interrumpieron el monólogo azzurro solo con un disparo de Cassata que Meret desvió en el posteEl 0-1, absolutamente merecido, llegó en el 46′ con una bonita rosca de Mertens, que recibió un pase de Insigne.

Los partenopei, como hicieron con el Atalanta, volvieron del descanso demasiado relajados e imprecisos. El Genoa lo aprovechó: en un córner regalado por el propio Mertens, un imperioso cabezazo de Goldaniga a pase de Schone puso las tablas. El mazazo sirvió para despertar a los napolitanos, que triunfaron gracias a uno de sus revulsivos. Fabián, con un pase largo, aprovechó un buen movimiento de Lozano, que atacó bien el espacio partiendo la línea defensiva rossoblú y ganó el mano a mano con Perin.

El mexicano está creciendo en ambas fases: Gattuso, que al principio ni lo veía, le está empezando a dar espacio y los frutos de su trabajo se están viendo. Con la victoria, el Nápoles vuelve a ocupar el quinto puesto adelantando al Milán, su rival del próximo domingo. En el San Paolo se enfrentarán dos de los equipos más en forma del campeonato.

Acabó sin goles, en cambio, el partido entre Fiorentina y Cagliari, que buscaron ambos la victoria con fuerza y tuvieron que contentarse con un puntoUn fuera de juego de pocos centímetros le negó el 0-1 a Gio Simeone, mientras que el viola Duncan golpeó el poste desde el límite del área. Ribery, a pesar del robo sufrido en su casa, fue titular y volvió a mostrar un gran estado de forma: todos los peligros creados por la Fiore pasaban por sus píes.