Ramos: alma de ‘nueve’

Las últimas once jornadas de LaLiga, las que llegaron tras el confinamiento por la crisis sanitaria del coronavirus, revelaron la versión más puntiaguda de Sergio Ramos: seis goles en once partidos, uno de los mejores artilleros del tramo final del campeonato, al mismo nivel que Messi y sólo un gol por debajo de Benzema. Obviamente beneficiado por su rol de lanzador de penaltis, pero no exclusivamente; también apareció como delantero centro improvisado (Eibar), como el experto cabeceador que es (Leganés) o como un estupendo lanzador de faltas directas (Mallorca). El capitán, que también ha mostrado su mejor tono en tareas defensivas, es un central con alma de ‘nueve’ y se ha mostrado vital para conquistar la Liga 34.

De momento lleva 13 dianas este curso, 11 de ellas en LaLiga; ha finalizado el campeonato doméstico en el Top-10 de goleadores, igualado con Roger, Willian José, Cazorla, Lucas Pérez, Joselu, Mata… Todos ellos más acostumbrados a tener una fluida relación con el gol. No es un fenómeno nuevo, ya acabó la temporada pasada con 11 goles y la 2016-17, con diez (esta última además, con el mérito añadido de que penaltis y faltas eran propiedad casi exclusiva de Cristiano). En sus primeras cuatro temporadas, su promedio de goles por curso fue de seis dianas; en las cuatro últimas, es de 9,75 tantos por curso.

Más goles de Neymar o Ronaldinho

Esta temporada se dio el gusto de superar a Ronald Koeman para convertirse en el defensa más goleador de la historia de LaLiga; de momento, la cuenta va por 72 goles (Fernando Hierro acumula 105, pero no puede incluirse en la lista al haber jugado varias temporadas como mediocentro, en una posición mucho más cercana al gol). Con sus 72 goles, Ramos ha visto más portería en LaLiga que Diego Costa (71), Ronaldinho (70), Neymar (68), Koeman (67), Figo (66)… Y muy cerca de él aparecen ya figuras como Schuster (74), Juanito (74), Agüero (74), Joaquín (76) o Bale (80).

Y le queda la Champions League, aunque para poder ampliar su cuenta de esta temporada necesita un milagro: vio la roja en la ida de octavos de final de la Champions ante el City en el Bernabéu, por lo que no podrá disputar la vuelta en la que el Madrid intentará revertir el 1-2 de aquel duelo. En su lugar jugará Militao, acompañando a Varane. Si los blancos logran la remontada, Ramos tendría hasta tres partidos de margen para ensanchar su muestrario de dianas de la temporada 2019-20. En la Champions golea menos (0,10 tantos por partido; 0,15 en Liga), pero siempre goles de gran importancia: Lisboa, Milán, el doblete en Múnich, Nápoles…

Ramos, renovación difícil

La renovación de Sergio Ramos con el Real Madrid está congelada. El contrato del capitán termina dentro de 16 meses, el 30 de junio de 2021, y todavía no ha recibido ninguna llamada del club para sentarse a negociar una ampliación de la actual vinculación.

El Madrid no tiene ninguna prisa en este tema. Entiende que Ramos terminará su vinculación actual con 35 años y, por tanto, aún es pronto para valorar si debe ampliarse o no. En caso de llegar a un acuerdo, la postura es clara: temporada a temporada. Si el curso que viene el rendimiento del andaluz sigue siendo óptimo, se valoraría ampliar su contrato hasta 2022, año en el que se disputará el Mundial de Qatar. Pero, de momento, el Madrid cree que no es prioritario abordar la renovación de un jugador que cumple 34 años el próximo 30 de marzo, puesto que en el medio plazo la postura de ambas partes podría variar. No existe preocupación por el hecho de que vaya a comenzar la 2020-21 en su último año de contrato.

El jugador, por su parte, pretende seguir en el Madrid… dos años más. El último verano, tras su órdago de marcharse a China, aseguró que su intención es retirarse en el equipo blanco. A pesar de su peso e importancia en el vestuario, es complicado que el club acepte esta posibilidad de ampliarle dos años más (hasta 2023), porque la postura con los jugadores que superan los 32 años es revisar sus contratos año a año. Actualmente, con las limitaciones por el Fair Play Financiero, el Madrid sabe que no puede hacer locuras. El capitán es, junto a Bale, el futbolista que más cobra dentro de la plantilla (unos 14 millones netos), por lo que su contrato condiciona bastante.

Hasta ahora, Sergio Ramos ha renovado en tres ocasiones desde que fichara por el Real Madrid en el verano de 2005 procedente del Sevilla (tras el pago de los 27 millones de su cláusula de rescisión). Firmó entonces un contrato por ocho temporadas y en julio de 2011 llegó la primera renovación, hasta 2017.

En el verano de 2015 se vivió un primer culebrón, porque el Manchester United estuvo muy interesado en el capitán y su acuerdo con el Madrid no terminaba de cerrarse. Finalmente las negociaciones llegaron a buen puerto y amplió su vinculación hasta 2020. Ese contrato se volvió a alargar en 2017, aunque esta vez no hubo anuncio oficial ni por parte del club ni por la del jugador. En ese acuerdo se le mejoraron las condiciones económicas y se alargó un año más la duración, hasta 2021. Ese es el contrato que sigue en vigor en la actualidad.

Los últimos precedentes de capitanes que han salido del club han sido Hierro, Raúl y Casillas. Ninguno se retiró en el Madrid. Hierro se marchó con 35 años al Al-Rayyan (después terminaría su carrera en el Bolton Wanderers), Raúl con 33 años al Schalke (más tarde se marchó al Al Sadd y posteriormente al New York Cosmos) e Iker con 34 al Oporto. Excepto Raúl, que perdió peso en el equipo en su última temporada como madridista, Hierro y Casillas abandonaron el Madrid después de ser titulares indiscutibles en su última temporada. El defensa terminaba contrato y no le renovaron, mientras que el portero y el delantero llegaron a un acuerdo con el club para terminar su relación contractual.