Si Marcos André anota, el Real Valladolid gana

El Real Valladolid tiene nuevo jugador talismán. La confianza que se ha demostrado desde el club en el brasileño Marcos André, cedido en el Mirandés la temporada pasada, empieza a tener su compensación. El punta, que debuta esta temporada en Primera, es el máximo goleador del equipo, con dos tantos. El primero lo hizo ante el Athletic de Bilbao y el segundo en Granada, ante el conjunto de Diego Martínez, y aunque el equipo anotó otro gol ante los bilbaínos y dos más ante los andaluces, lo cierto es que cada vez que anota, el equipo pucelano gana. El brasileño marcó en dos partidos y son los dos encuentros en los que los pucelanos ganaron.

Llama la atención que entre los goleadores del equipo no se encuentre Shon Weissman, jugador por el que el Real Valladolid hizo el mayor desembolso de su historia, cuatro millones, aunque es cierto que apenas ha contado con minutos y, sin embargo, el brasileño, firmado en el verano de 2019 y cedido la campaña pasada al Mirandés, ha caído de pie en el equipo, siendo de los jugadores más destacados en los últimos dos partidos. Y todo ello a pesar de sus molestias en el pubis que no le permiten entrenarse con normalidad y que no tienen fácil solución a corto plazo.

Hay que recordar que los blanquivioletas están en la zona media de goleadores de la categoría (10). Marcos André anotó dos, mientras que hicieron uno: Jota, Plano, Orellana, Bruno, Waldo, Toni, Guardiola y Míchel, pero todavía está entre los equipos más goleados, con 15, sólo siete conjuntos han encajado más.

«Doy las gracias al Madrid por no ficharme; estoy donde quería»

El jugador del Barcelona Pedri pasó este lunes por los micrófonos de El Larguero de la Cadena SER. El atacante analizó su irrupción en la primera plantilla azulgrana y repasó el pasado, presente y futuro de su carrera.

Humildad: «Yo creo que si pierdes la humildad y dejas de ser como eres se pierde al futbolista. Mis padres y mi hermano son los que me dan más consejos. Está muy bien porque te hace exigirte y estar con los pies en el suelo».

Posición en el campo: «Desde pequeño siempre me he sentido más cómodo de mediapunta pero en ambas bandas puedo aportar al equipo».

Messi: «No te acostumbras a ver las jugadas que hace Messi. Todos te sorprenden. Poder aprender de ellos es un lujo. Ver las cosas que hace Messi… hace lo que quiere y cuando quiere. Claro que impone Messi, lo ves en la TV y en la play y verlo en la vida real impresiona. Me impresionan todos. Jugar con Messi es un premio que me ha dado la vida».

Relación con el vestuario: «Sobretodo me llevo muy bien con Trincao, llegamos al mismo tiempo, empezamos a entrenar juntos…. con Ansu muy bien. Ahora ha tenido la lesión y tiene que trabajar para estar lo mejor posible. Hemos hecho buenas migas».

Ansu Fati: «Ansu tiene mucho gol. Mucha calidad, uno contra uno… tiene muchísimo futuro y lo tiene todo».

El Clásico: «Dos días antes del Clásico me dijeron que iba a ser titular y dije… hostia, ¡esto ya va en serio!».

Prueba en el Real Madrid: «Estuve una semana probando en el Madrid. Me dijeron que no tenía el nivel. Me llevaron a un despacho y me lo dijeron. Le doy las gracias, porque ahora estoy en el equipo que siempre he querido estar».

Selección: «Luis de la Fuente me dice que siga trabajando como lo estoy haciendo. Que busque los espacios, que tenga tranquilidad y que sea yo mismo. Ojalá pueda ir a las dos, a la Eurocopa y a los Juegos Olímpicos».

Aspiraciones: «No me gusta ponerme techos. Hay que ir paso a paso. Siempre he dicho que me gustaría jugar un Mundial con la Selección».

Positivo de Suárez: «No es una buena noticia el positivo de Luis Suárez. Los mejores tienen que estar en el campo y jugar en el campo»

Atlético de Madrid: «El Atlético tiene un gran equipo y saben a lo que juegan. Van todos a una y veremos lo que pasa».

Griezmann: «A Griezmann lo veo bien. Está teniendo la mala suerte de que no le acaban de entrar. Nos aporta mucho cuando juegan».

Remiro da el susto y el duda para el partido contra el Cádiz

Alex Remiro ha dado el susto en la sesión a puerta abierta de Zubieta. Se ha lesionado en la última acción del entrenamiento, en el último tiro del ejercicio de finalizaciones que había dispuesto Imanol Alguacil. Ya es mala suerte, porque ahora es duda para el primer partido que la Real tiene que jugar en Cádiz después del parón liguero. Imanol se puede quedar sin su portero titular de la forma más tonta.

El portero de Cascante sufre una «artritis traumática en la articulación interfalángica proximal del cuarto dedo de su mano derecha», señala el parte médico emitido por la Real Sociedad. Esto quiere decir que será tratado con mucha precaución a lo largo de esta semana para ver cómo marcha su evolución. La idea es cuidarlo mucho y bien para que pueda llegar en las mejores condiciones posibles al partido del 22 de noviembre en casa del Cádiz.

Se trataría de una baja importante, porque Remiro ha comenzado la temporada a un gran nivel, hasta el punto de que solo ha recibido cuatro goles en nueve partidos, siendo el Zamora de la liga por ahora, empatado con Oblak en el promedio de las primeras jornadas. Ha dejado su portería inédita en cinco partidos alcanzando un récord que solo tenía hasta ahora en la Real el mítico Luis Miguel Arconada.

El Barça juega con fuego

El Barça encamina su clasificación para los octavos de final de la Champions consolidando su primera plaza del grupo, pero la realidad del juego culé desmiente la solidez de las matemáticas. El Barça jugó con fuego y flirteó con el desastre ante un Dinamo de Kiev en cuadro al que ganó por 2-1 en un duelo en el que brillaron los porteros de ambos equipos.

Si lo peor que le puede pasar a un paranoico es que le persigan de verdad, lo peor que le puede pasar a un equipo con evidentes problemas de cara a la portería contraria es fallar tres ocasiones cantadas en los tres primeros minutos de partido. Eso es lo que le pasó ayer al Barça ante un mermado por el COVID que presentaba en la portería a un niño llamado Ruslan Nescheret.

El portero ucranio cumplió con otra de las normas que aterrorizan a los equipos que, como el Barça, están en crisis con el gol: encontrarse con un chaval anónimo que se saca un partidazo soberbio que no olvidará en la vida.

El Barça empezó con brío y dando la sensación de que los 90 minutos para el Dinamo de Kiev iban a ser una tortura. Messi marcó de nuevo de penalti a los cinco minutos de partido. Una pena máxima señalada tras derribo a Messi por Michael Oliver con la mayor desgana que se haya visto en un campo de fútbol. Ante su gesto nadie se atrevió a protestar porque pareció que hasta al propio árbitro le daba pereza señalar lo que acababa de ver.

Tras el 1-0, el Barça fue un vendaval de ocasiones en las que Pedri casi derrumba el larguero y Griezmann se derrumbó él al fallar a portería vacía. Ya no levantaría cabeza. Luego llegaron las ocasiones de Ansu donde Nescheret empezó a venirse arriba hasta el punto de lucirse también contra Messi.

El Barça, presionaba, movía bien la pelota y creaba ocasiones, pero cuando miraba al marcador y veía que sólo iba 1-0 y de penalti le entraron todos los males. Como el paranoico que descubre que le persiguen de verdad, los jugadores del Barça fueron conscientes de que tienen un problema con el gol.

Ante esta realidad, se achicaron y el Dinamo de Kiev pudo sacar la cabeza para respirar y decir aquí estoy yo. Incluso pusieron el miedo en el cuerpo culé con un par de contragolpes y un remate de cabeza ante el que se lució Ter Stegen, de vuelta al marco blaugrana.

La primera parte acabó como empezó, con el joven Nescheret recordándole al Barça su falta de puntería y luciéndose ante Pedri y Ansu. En el descanso, más que un técnico, el Barça necesitaba un psicólogo.

Pero si el inicio de la primera parte fue frustrante por las ocasiones falladas, la segunda fue un drama que sólo evitaron Ter Stegen y Piqué. En la primera jugada, Ter Stegen evitó el empate en un uno contra uno y en el saque de esquina consecuente marcaba el Dinamo, pero el tanto era anulado porque el balón había salido de fondo en su vuelo y dos minutos después salvaba de nuevo el empate ante Buyalskiy. Más adelante, volvería a realizar otro milagro ante Supryaha.

Cualquier intento de reacción del Barça, como una falta lanzada por Messi o un cabezazo a boca de gol de Sergi Roberto era conjurado por un Nescheret, ya gigantesco, que sostenía a su equipo en su segundo partido como profesional. El primero lo jugó el sábado pasado.

Ante el atasco de los delanteros, fue Piqué quien rompió el hechizo de la noche del joven portero al rematar de cabeza un centro de Ansu. Pero ni así el Barça pudo respirar tranquilo. Tsygankov recogió el rebote del enésimo paradón de Ter Stegen para acortar distancias y mantener la tensión hasta el último momento, donde Nescheret volvió a sacarse un nuevo paradón ante Dembélé. De haber habido público, el chaval se habría ido entre aplausos. Y el Barça, entre murmullos de desaprobación.

El Atlético, ante a la crisis de gol

El Atlético se dejó todos los goles en el debut liguero contra el Granada. Un estreno fulgurante, con un 6-1 para ilusionar a la afición y dejar muestras de que João Félix está preparado para liderar el ataque colchonero y que Luis Suárez sigue teniendo el olfato de gol afinado. Esa goleada en el Wanda Metropolitano supuso el vigésimo partido consecutivo viendo puerta.

Sin embargo, en las dos siguientes jornadas el equipo se ha secado. En Huesca se acabó con con la racha anotadora de al menos un tanto por encuentro que se mantenía desde el derbi del 1 de febrero en el Santiago Bernabéu (1-0). El buen nivel mostrado por João Félix, unido a ocasiones tan claras como la del propio Suárez en un mano a mano con Andrés Fernández, fueron insuficientes para arrancar más de un punto frente al equipo dirigido por Míchel. Contra el Villarreal directamente no hubo opción de marcar, ya que no se remató a portería en todo el partido. Dos encuentros consecutivos finalizados 0-0 y que ya lastran a un equipo que la temporada pasada sufrió su escasez anotadora principalmente antes del parón.

En Balaídos, el Atlético se enfrenta a una racha histórica. Desde la llegada de Simeone, nunca se han alcanzado las tres jornadas ligueras consecutivas sin marcar. Sí que ocurrió tres veces contando todas las competiciones: en el año 2014, cuando enlazó dos derrotas en semifinales de Copa contra el Madrid (3-0 y 0-2) con el partido perdido en Liga entre medias frente al Almería (2-0) que acabó con Gabi bajo palos; en 2016, con el empate contra el Espanyol (0-0) unido a las derrotas en Múnich en Champions (1-0) y en Villarreal (3-0) y la temporada pasada, cuando se juntaron las derrotas en Turín contra la Juventus (1-0) y en Liga contra el Barcelona (0-1) con el empate en Villarreal (0-0). Las tres rachas se acabarían al partido siguiente con las victorias ante Valladolid (3-0), Las Palmas (1-0) y Lokomotiv (2-0) respectivamente.

Ahora, y tras más de 180 minutos sin marcar, el Cholo necesita recuperar la versión más efectiva del equipo ante un Celta que ha sumado cuatro de los últimos seis puntos en su estadio contra el Atlético. Luis Suárez volvió ayer después de un viaje largo y de completar los partidos de Uruguay contra Chile y Ecuador y João Félix y Carrasco solo tendrán el día de hoy para preparar el partido. El portugués fue titular ante Francia y Suecia y tuvo minutos contra España y el belga disputó 173 minutos ante Inglaterra e Islandia. Pese a esto, el Atlético maneja muchas variantes arriba (Correa, Llorente, Lemar, Vitolo y Costa han estado en Madrid poniéndose a punto) y no valen las excusas para sumar otra puerta a cero. Si el equipo rojiblanco quiere competir por cotas altas necesita generar ocasiones y hacer goles para no comenzar a descolgarse de la cabeza.

El Madrid también cambia el plan con Ceballos: quiere que vuelva

La eliminación del Real Madrid contra el Manchester City supuso una gran decepción en el club que empieza a tener consecuencias. No fue tanto por caer en Champions, algo que entraba en los planes tras el mal resultado de la ida. Lo preocupante fue la imagen, la falta de recursos cuando llegó el partido más importante del año. Por eso, el plan del Madrid con respecto a los refuerzos se mantiene debido a la crisis económica (no valoran fichar) pero la visión con los cedidos ha cambiado. Especialmente con dos: Odegaard y Dani Ceballos.

AS ya informó que ahora la intención es recuperar al noruego y la misma línea siguen con el internacional español. Hace apenas un mes las opciones de que permaneciera otro año en el Arsenal eran altas, pero el buen tramo final de temporada del utrerano ha cambiado la situación. A día de hoy la idea es que se incorpore a la pretemporada del Real Madrid. Los dirigentes blancos están convencidos de que es un futbolista que puede dar un salto de calidad a la plantilla después de haber demostrado que está preparado para jugar al más alto nivel al ser uno de los líderes de un Arsenal que fue campeón de la FA Cup tras eliminar al City y ganar al Chelsea en la final. Ceballos fue indiscutible y uno de los mejores futbolistas de su equipo en los encuentros decisivos.

Entre los dirigentes blancos nunca existieron dudas con respecto al andaluz. Creen que tiene calidad de sobra para triunfar en el Madrid. Por eso ahora, tras su gran año en Inglaterra, esperan que Zidane por fin cuente con él. Aunque se incorpore a la pretemporada será el francés quien tenga la última palabra cuando hable con Dani. Sus características son perfectas como recambio de Modric, que con 34 años comienza su último año de contrato en el Madrid. De hecho, en 2017 se fichó a Ceballos con la idea de que en un futuro se convirtiera en el recambio natural del croata. Ese momento ha llegado.

En un mercado tan golpeado por la crisis del coronavirus pocos equipos cuentan con la posibilidad de reforzar su plantilla a coste cero con dos futbolistas del nivel de Odegaard y Ceballos. Por eso, ante la debilidad mostrada en Champions, en el Bernabéu creen que deben mejorar su plantilla con dos futbolistas que hasta hace pocas semanas se contaba con que siguieran otra temporada más en la Real y el Arsenal, respectivamente.

Ceballos, por su parte, sigue a la espera de acontecimientos. Hace semanas que Arsenal y Madrid conversan para analizar la opción de que siga en Londres, pero ahora el club blanco ha frenado todo. El jugador ve con buenos ojos la idea de volver al Madrid, porque su sueño sigue siendo triunfar en el Bernabéu. Pero tiene claro que si vuelve debe ser para ser importante. Su gran objetivo es jugar la Eurocopa y los Juegos del próximo verano y para eso debe ser importante en el club en el que milite. Su objetivo al marcharse al Arsenal fue demostrar que está preparado para rendir en un grande. Lo ha conseguido. Ahora, si vuelve al Madrid, ya no es aquel Sub-21 que llegó en 2017 con la intención de ir entrando poco a poco en el equipo. Ya es un fijo en la Absoluta y una pieza clave en un Arsenal campeón. Su sueño es regresar… pero para jugar.

Braithwaite y Dembélé también pasan el test del coronavirus

A primera hora de la tarde de este lunes toda la plantilla blaugrana pasó el test PCR, paso previo a iniciar los entrenamientos. Incluso acudió a la cita el atacante Martin Braithwaite, fichado a finales de febrero fuera de la ventana de mercado tras confirmarse la lesión de la larga duración de Ousmane Dembélé, que se pudo inscribir para jugar LaLiga, pero no llegó a tiempo para la Champions, por lo que la temporada ya ha finalizado para el jugador a nivel práctico.

Sin embargo, Braithwaite seguirá ejercitándose con el equipo pese a su imposibilidad de jugar ningún partido más esta temporada. De hecho, el delantero fue de los primeros en acudir a las instalaciones blaugrana para someterse al test de coronavirus.

En el otro lado de la moneda se encuentra Dembélé. El atacante francés también pasó este lunes el test y lo hizo además en la misma franja horaria que el resto de sus compañeros. Hay que recordar que al no estar inscrito en LaLiga, el protocolo de seguridad era muy estricto, impidiéndole coincidir con sus compañeros incluso en el vestuario. Estos últimos meses han sido especialmente duros para el internacional al trabajar prácticamente en solitario, con la única compañía del fisio Xavi Linde.

El primero en pasar el test fue Clement Lenglet, que tendrá por delante unos días para recuperarse de sus molestias en la ingle derecha. Le siguieron, llegando de forma escalonada, De Jong, Braithwaite, Griezmann, Riqui Puig, Sergi Roberto y Piqué, en la primera hornada. Posteriormente, la segunda se inició con Dembélé, Busquets, Neto, Rakitic, Semedo y Ansu Fati. En la tercera, ya apareció Leo Messi, a quien le siguieron Junior, Alba, Umtiti, Rakitic y Arturo Vidal y Luis Suárez.

Los jugadores apenas coincidían cinco minutos en la Ciutat Esportiva, el tiempo suficiente para someterse al test rápido de PCR. Si no hay ninguna contraorden, están citados todos este martes a las 9.30 horas para iniciar la preparación de cara al regreso de la Champions.

Ramos: alma de ‘nueve’

Las últimas once jornadas de LaLiga, las que llegaron tras el confinamiento por la crisis sanitaria del coronavirus, revelaron la versión más puntiaguda de Sergio Ramos: seis goles en once partidos, uno de los mejores artilleros del tramo final del campeonato, al mismo nivel que Messi y sólo un gol por debajo de Benzema. Obviamente beneficiado por su rol de lanzador de penaltis, pero no exclusivamente; también apareció como delantero centro improvisado (Eibar), como el experto cabeceador que es (Leganés) o como un estupendo lanzador de faltas directas (Mallorca). El capitán, que también ha mostrado su mejor tono en tareas defensivas, es un central con alma de ‘nueve’ y se ha mostrado vital para conquistar la Liga 34.

De momento lleva 13 dianas este curso, 11 de ellas en LaLiga; ha finalizado el campeonato doméstico en el Top-10 de goleadores, igualado con Roger, Willian José, Cazorla, Lucas Pérez, Joselu, Mata… Todos ellos más acostumbrados a tener una fluida relación con el gol. No es un fenómeno nuevo, ya acabó la temporada pasada con 11 goles y la 2016-17, con diez (esta última además, con el mérito añadido de que penaltis y faltas eran propiedad casi exclusiva de Cristiano). En sus primeras cuatro temporadas, su promedio de goles por curso fue de seis dianas; en las cuatro últimas, es de 9,75 tantos por curso.

Más goles de Neymar o Ronaldinho

Esta temporada se dio el gusto de superar a Ronald Koeman para convertirse en el defensa más goleador de la historia de LaLiga; de momento, la cuenta va por 72 goles (Fernando Hierro acumula 105, pero no puede incluirse en la lista al haber jugado varias temporadas como mediocentro, en una posición mucho más cercana al gol). Con sus 72 goles, Ramos ha visto más portería en LaLiga que Diego Costa (71), Ronaldinho (70), Neymar (68), Koeman (67), Figo (66)… Y muy cerca de él aparecen ya figuras como Schuster (74), Juanito (74), Agüero (74), Joaquín (76) o Bale (80).

Y le queda la Champions League, aunque para poder ampliar su cuenta de esta temporada necesita un milagro: vio la roja en la ida de octavos de final de la Champions ante el City en el Bernabéu, por lo que no podrá disputar la vuelta en la que el Madrid intentará revertir el 1-2 de aquel duelo. En su lugar jugará Militao, acompañando a Varane. Si los blancos logran la remontada, Ramos tendría hasta tres partidos de margen para ensanchar su muestrario de dianas de la temporada 2019-20. En la Champions golea menos (0,10 tantos por partido; 0,15 en Liga), pero siempre goles de gran importancia: Lisboa, Milán, el doblete en Múnich, Nápoles…

El Madrid monitorea a Koundé, según ESPN

El Real Madrid está siguiendo muy de cerca los pasos de Jules Kounde, según informa ESPN. El joven central de 21 años ha cuajado una gran campaña en el Sevilla a las órdenes del extécnico del equipo blanco, Julen Lopetegui. Zinedine Zidane ya estaba interesado en el francés la pasada campaña y, aunque para él Varane y Ramos son indiscutibles, quiere manejar más opciones de cara a la próxima temporada.

A pesar de que el verano pasado incorporaron a Eder Militao procedente del Oporto, el Madrid está buscando otro defensa en el mercado. Vallejo abandonará la disciplina madridista este verano y la situación de Nacho no está clara, ya que apenas ha contado para Zidane esta temporada. Por ello, se abre la puerta a la posible incorporación de Koundé.

El defensa central ha formado una de las mejores parejas de centrales de la Liga y de Europa con Diego Carlos, que también ha sorprendido a propios y extraños con su rendimiento. A Zidane le gusta de Koundé su inteligencia táctica para posicionarse en el campo y su velocidad, una cualidad muy valorada por el Real Madrid en un central. Aunque también se han fijado en su compañero de zaga, Zidane prefiere al francés por su juventud y su margen de mejora.

Koundé es seguido por una gran cantidad de clubes en Europa, por lo que el Real Madrid quiere adelantarse a ellos. Aunque no tienen previsto realizar grandes inversiones por la situación provocada por la pandemia, la llegada del central al Bernabéu requeriría un gran desembolso. El internacional sub-21 de Francia está valorado en 35 millones de euros, una cantidad que está en ascenso, y tiene contrato hasta junio de 2024.

Valverde cumple 22 años con galones en el Real Madrid

Fede Valverde (Montevideo, 1998) celebra uno de sus cumpleaños más especiales. El uruguayo cumple 22 años siendo campeón de Liga con el Madrid y formando parte del equipo revelación de la UEFA. La vida del medio cambió en 2015 cuando el equipo blanco anunció su fichaje a cambio de cinco millones de euros. Una temporada en Peñarol, otra en el Castilla, su estreno en Primera con el Depor y dos campañas con el primer equipo confeccionan su demoledor bagaje. Unos registros que han sido progresivos, especialmente de la mano de Zidane. El francés evitó que saliese cedido en el anterior mercado. Pese a que no tuvo sus primeros minutos hasta la tercera jornada (Villarreal), el madridista ha terminado como una pieza clave (acumula 30 titularidades y 2.712 minutos sobre el césped). No ha renunciado a asumir más responsabilidad y su equipo nota cuando no es titular: perdieron ante PSG (3-0), Mallorca (1-0), Levante (1-0) y Betis (2-1).

Aunque ahora atraviesa su mejor momento, su camino en el Madrid no ha sido fácil. Hay que recordar que en su primera temporada empezó como suplente en el Castilla de Solari. En el filial compartía vestuario con Odegaard, Febas, Enzo… y terminó ganándoles la partida. Llegó y tocó el cielo hasta el punto de dar el salto a Primera con el Deportivo, donde descendió a Segunda. Sin embargo, la dura experiencia en Riazor se convirtió en un trampolín para quedarse en el primer equipo del Madrid. El punto de inflexión del uruguayo fue cuando el Madrid visitó el Wanda Metropolitano en 2019. Un partido que pasará a la historia por su entrada a Morata. Desde entonces, Fede salió desde el principio en ocho de los siguientes nueve partidos.

Con contrato hasta 2025, Valverde se erige como un centrocampista de presente y futuro. El uruguayo ya rechazó en su día jugar en el Arsenal y en otras grandes equipos porque solamente quería triunfar de blanco. Y es que, si algo ha demostrado Fede, es que siente muy de cerca al Madrid. Además, se ha convertido en el cuarto jugador con más valor de toda la plantilla: Hazard (80 millones de euros), Casemiro (64), Varane (64) y Valverde (54).

Un lustro con Fede Valverde

Valverde fichó por el cuadro blanco en 2015. Se cumplen cinco años de su llegada al Madrid con un sinfín de anécdotas. Fue observado por otros equipos como el Arsenal, el United y el Barça. Pese a su cartel de futura estrella, la apuesta del Madrid fue muy grande, puesto que tenía 16 años para 17. Según pudo saber AS, los directivos madridistas ofrecieron el doble de dineroen comparación a sus rivales.