El Leganés se ahoga como uno de los equipos con más remate

Las paradojas persiguen al Leganés. Los pepineros continúan en lo más profundo de la clasificación. Para colmo, sus dos referencias en ataque, Braithwaite y En Nesyri, han salido en las últimas semanas. Eso, sin embargo, no ha capado ofensivamente a los de Javier Aguirre. Más al contrario. El problema: la puntería. Los blanquiazules continúan con el acierto desviado.

El dato es llamativo. Por ejemplo, en la última jornada, frente al Alavés en Butarque, el Leganés remató hasta 19 veces. Fue, de todo el fin de semana, el equipo que más veces lo intentó por detrás de Atheltic (18) o Eibar (15). El problema es que, de esos 19 remates, apenas seis fueron a portería y sólo uno se convirtió en el gol que hizo Guido Carrillo. La efectividad en este encuentro para el Leganés fue del 5,2%, un porcentaje bajo. Muy bajo.

No es la primera vez que le pasa. Por ejemplo, el Leganés es uno de los equipos que más ha rematado en las últimas cinco jornadas con una media de trece tiros por partido. El dato, como el anterior, proporciona la cuenta especializada @StatsPrimeraEso lo coloca como el cuarto equipo más rematador de esta clasificación virtual por detrás de Real Madrid, Barça y Osasuna.

Sucede, sin embargo, que de esos remates sólo una media de 3,2 termina entre palos cada partido y apenas le han servido para anotar tres tantos en lo que llevamos de segunda vuelta. Desde que comenzó la segunda mitad del campeonato, hace siete partidos, el Leganés sólo ha marcado tres goles en los pies de Omeruo y Óscar (éste de falta) y la cabeza de Carrillo.

Con tan pobre acierto, el Leganés sólo ha logrado ir ganando un minuto en lo que llevamos de segunda vuelta y, en verdad, fueron sólo unos segundos, los que transcurrieron desde el gol de Óscar a la Real Sociedad (2-1) en el 94’ y el pitido final que se produjo justo tras su zambombazo a la escuadra.

La ausencia de goles preocupa, pero Javier Aguirre pide a sus delanteros que se empoderen. “Antes teníamos dos delanteros y ahora tenemos otros dos. Guido y Guerrero son matadores, pero no generamos mucho. Seguimos de pie. Hay que seguir, seguir… mientras haya vida, hay esperanza”, insistió el pasado sábado el técnico mexicano.