El Nápoles sigue enchufado y triunfa con el ‘Chucky’ Lozano

El Nápoles de Gattuso ya no tiene objetivos en esta liga: el triunfo en la Copa italiana le garantiza un sitio en la fase de grupos de la próxima Europa League y el cuarto puesto del Atalanta es inalcanzable. Sin embargo, ‘Ringhio’ consigue mantener enchufadísimos a sus hombres, que triunfaron en el estadio de un Genoa que tenía muchas más motivaciones y sigue en la zona de descenso.

Los sureños (que ganaron 12 de sus últimos 16 partidos) disputaron una primera mitad maravillosa, llegando al descanso con el 75% de posesión del balón. Su único defecto, una vez más, fue no aprovechar la enorme cantidad de ocasiones que crearon. El joven mediocampista Elmas fue uno de los mejores y, en el 7′, el VAR canceló su gol tras un córner por una mano de Manolas de la que nadie se había percatado. Los de Nicola interrumpieron el monólogo azzurro solo con un disparo de Cassata que Meret desvió en el posteEl 0-1, absolutamente merecido, llegó en el 46′ con una bonita rosca de Mertens, que recibió un pase de Insigne.

Los partenopei, como hicieron con el Atalanta, volvieron del descanso demasiado relajados e imprecisos. El Genoa lo aprovechó: en un córner regalado por el propio Mertens, un imperioso cabezazo de Goldaniga a pase de Schone puso las tablas. El mazazo sirvió para despertar a los napolitanos, que triunfaron gracias a uno de sus revulsivos. Fabián, con un pase largo, aprovechó un buen movimiento de Lozano, que atacó bien el espacio partiendo la línea defensiva rossoblú y ganó el mano a mano con Perin.

El mexicano está creciendo en ambas fases: Gattuso, que al principio ni lo veía, le está empezando a dar espacio y los frutos de su trabajo se están viendo. Con la victoria, el Nápoles vuelve a ocupar el quinto puesto adelantando al Milán, su rival del próximo domingo. En el San Paolo se enfrentarán dos de los equipos más en forma del campeonato.

Acabó sin goles, en cambio, el partido entre Fiorentina y Cagliari, que buscaron ambos la victoria con fuerza y tuvieron que contentarse con un puntoUn fuera de juego de pocos centímetros le negó el 0-1 a Gio Simeone, mientras que el viola Duncan golpeó el poste desde el límite del área. Ribery, a pesar del robo sufrido en su casa, fue titular y volvió a mostrar un gran estado de forma: todos los peligros creados por la Fiore pasaban por sus píes.