Esta España va a por la Euro

La victoria ante Alemania devuelve el optimismo a un equipo que estaba deprimido desde Rusia 2018. La Selección jugará la Eurocopa el próximo verano y ha vuelto de repente a estar entre las favoritas si es capaz de jugar fuera de casa como lo hizo en Sevilla. Esta es la única asignatura pendiente. Pero Luis Enrique ha visto resueltas muchas todas sus dudas, una por línea, que arrojaban sombras sobre el equipo.

Portería: Luis Enrique comenzó su segunda etapa en el banquillo de España con una defensa a capa y espada de De Gea, y dijo que «criticar a los porteros es un deporte nacional y lo de De Gea ya es vicio». Señaló a los periodistas por abrir el debate en la portería. Pero él mismo contribuyó decisivamente a ello al rotar indiscriminadamente en la posición a De Gea, Kepa, Pau y Unai Simón. Kepa, que fue titular con Robert Moreno, volvió al banquillo con Luis Enrique, que comenzó con De Gea como titular. Pero, contrapronóstico, quitó al portero del Manchester United. Quien ha jugado los últimos tres partidos como titular ha sido Unai Simón. Si el guardameta del Athletic mantiene el nivel en su equipo será difícil que pueda perder el sitio en la Selección porque sus actuaciones ante Países Bajos, Suiza y Holanda fueron de notable alto. Veremos si Luis Enrique frena el baile de porteros y con ello el debate del que luego culpa a los demás. Lo lógico sería que Unai Simón fuera el titular en los partidos de marzo, de clasificación para el Mundial de Qatar, y también uno de los fijos en la Eurocopa del próximo verano. Pero con el asturiano nunca se sabe.

Delantero: Un caso parecido al de la portería. Luis Enrique llegó a la Selección convocando a Diego Costa, que no pudo acudir por lesión a su primer llamada y nunca más volvió. Le sustituyó Iago Aspas, que paso de descarte a titular y marcó en Wembley en la primera edición de la Nations League. Luego se cayó de las listas. Desde entonces, Luis Enrique ha confiado más en Rodrigo, Morata y Gerard Moreno, que también llegó de rebote tras una lesión de Oyarzabal. El delantero del Villarreal, en principio fuera de los planes de Luis Enrique, se consolidó y gracias a su gol ante Suiza en el último minuto hizo que España llegase con opciones al partido final contra Alemania, a la que arrolló en Sevilla. Pero España también ha jugado con Ferran y Oyarzabal de falsos nueves, e incluso algunos minutos con Ansu Fati. En fin, que desde el principio Luis Enrique ha cambiado varias veces de criterio no sólo con los arietes, tambien con la idea. Pero otra vez hay que volver al último partido, a la exhibición ante Alemania. Ahí se hizo notar Morata, que luego quiso revindicarse. Es bueno que el delantero de la Juventus tenga ese espíritu rebelde, pero sería mucho mejor que le saliera durante y no después de los partidos. Lo veremos en la Eurocopa, porque tras reengancharse gracias a sus goles en Italia ha reaparecido en la Selección con fuerza. Apunta a titular. Para Luis Enrique es una buena noticia, ya que si algo no tenía claro era ni el portero ni el ariete. Tras el partido ante Alemania puede decir que los ha encontrado a los dos.

Centro: Sergio Busquets ha sido uno de los jugadores más importantes en la última década de la Selección, campeón de Europa y del Mundo, pero para volver a serlo necesita recuperar su tope físico óptimo. En la presente Liga de Naciones no ha estado a su nivel, posiblemente porque acusa la merma física. Pero Luis Enrique ha insistido en mantenerle en el equipo aún así. En el triste empate ante Suiza Busquets no fue de lo mejor y España no despertó hasta que Rodri entró al campo. Esa sensación se confirmó plenamente en el partido contra Alemania. La pareja que formaron Rodrigo y Koke funcionó a un excelente nivel, a una altura que no se veía en la Selección desde los tiempos de Del Bosque. Ahora hace falta que Luis Enrique consolide esa idea dando continuidad a ambos jugadores, como también a Fabián, que hay que recordar que entró en Sevilla por la lesión de Canales, y a Ferran, que ha demostrado que es el jugador con más llegada de la segunda línea, el más vertical y el que tiene más gol. Hay que tener presente que en esta última convocatoria de la Selección han faltado jugadores que se da por seguros en la lista de 23 para la Eurocopa, entre otros Navas, Carvajal, Ansu Fati, Rodrigo y Thiago. Pero con el nivel que La Roja ofreció en Sevilla esas 23 plazas se van a poner caras hasta el último momento. Los internacionales están obligados a jugar al mejor nivel en sus equipos para no perder su hueco.

1-4-3-3: El sistema de Luis Enrique ha funcionado a medio gas durante toda la fase de clasificación. Hasta el partido contra Alemania, España se había estancado en siete goles. El gol era un problema evidente que no se lava en un sólo partido, aunque sea como el de Alemania. No puede deslumbrar ese encuentro, el mejor de la Selección desde la final de la Eurocopa 2012, porque no todos los rivales saldrán con un planteamiento como el de Alemania, que dejó espacios en su afán de jugarle a La Roja de cara. España ha encontrado otros rivales más cerrados en la Nations League, y no supo abrirles. Le pasó en Ucrania y perdió 1-0, y en Suiza salvó los muebles en el minuto 90 con el gol de Gerard Moreno. El resumen es que España irá a por la Eurocopa si es capaz de jugar de principio a fin del torneo como lo hizo contra Alemania en Sevilla, pero si lo hace como contra Suiza en Basilea o a Ucrania en Kiev tendrá serios problemas para pasar el primer corte de la fase eliminatoria. Lo sabremos en marzo, cuando veamos en los partidos de clasificación para el Mundial de Qatar 2022 si La Roja se recupera fuera de casa y es capaz de ganar a domicilio, algo que no hace desde hace 14 meses, cuando derrotó a Rumanía (1-2). La Eurocopa no se va a jugar en Sevilla.