El City hunde al Marsella

El Manchester City volvió a realizar uno de esos partidos que te colocan a principio de temporada como uno de los favoritos para llevarte la Champions League. Sin hacer una actuación brillante, los Skyblues destrozaron al Olympique de Marsella ante la mirada de un vacío Velódrome y vencieron por 0-3 a un rival desquiciado y que no tuvo reacción durante los 90 minutos. El español Ferrán Torres abrió la lata aprovechando un error de Rongier en la salida de balón y Gündogan y Sterling, tras una fantástica asistencia de De Bruyne, certificaron una victoria sencilla para los ingleses.

Los onces dejaron varias sorpresas, sobre todo del lado local. Villas-Boas, al que poco le importa el qué dirán, dejó a dos piezas fundamentales en el banquillo como Payet y Benedetto para blindarse con un sistema de tres centrales inédito hasta la fecha. El técnico portugués reforzó la defensa y el centro del campo y optó por la explosividad de Radonjic al espacio. Guardiola, sin Agüero ni Gabriel Jesús, optó por Sterling en punta de ataque con Foden y Ferrán Torres para escudarle en la zona de mediapuntas.

La primera parte fue un paseo para el City. No hubo reacción del OM en 45 minutos y lo mejor para los de Villas-Boas fue el 0-1 en contra con el que llegaron al descanso. Guardiola destrozó el centro del campo del conjunto marsellés y dejó inadvertido a su rival. Se puede decir que se jugó prácticamente toda la primera mitad en el área de Mandanda, salvo dos tímidas llegadas locales que acabaron sin aparente peligro.

El Marsella volvió a pagar las consecuencias de ser un equipo inexperto en la Champions. Es decir, sigue siendo el único club francés con una orejona en su haber, pero los seis años sin pisar la máxima competición continental contra otro que lleva muchos años en los cuartos se evidenciaron, sobre todo en el primer gol del City. Un error infantil de Rongier, tras darle un pase horizontal y sin mirar a Balerdi, propició el primero de los de Guardiola. De Bruyne asistió a Ferrán Torres, que con una sangre fría impropia de un jugador de su edad batió a Mandanda. Fue el fiel reflejo de una primera parte monopolizada por los cityzens y cuya renta no peligró en ningún momento antes de que el árbitro decretara el final de la primera parte.

El Manchester City repitió el guión de la primera parte nada más comenzar el segundo acto, acumulando posesiones constantes en campo rival y sin darle la oportunidad al Marsella de salir al contragolpe. Dio la sensación de que Villas-Boas quería llegar al final del encuentro con vida, antes que variar su sistema de cinco defensas con el que terminaría el partido. Sin embargo, la calidad individual de los skyblues terminó imponiéndose en el terreno de juego.

Al Manchester City le valió con lo justo para doblegar al Marsella. No hizo un partido brillante, pero acorraló a su oponente hasta desquiciarlo. Fue pasito a pasito comiendo terreno y se impuso en el tramo final. Gündogan hizo el segundo tras aprovechar una buena asistencia de Sterling y, a pesar de la reacción de Villas-Boas, dando entrada a Payet y Benedetto, el City daría la estocada definitiva gracias a Sterling, que se nutrió de un fantástico pase de Kevin De Bruyne para hacer el 0-3. Un resultado justo visto lo visto y que hace todavía más difícil la hipotética clasificación del Marsella a octavos.

El campeón nunca perdona

Ha llegado el momento en el que, incluso, su versión más gris le basta al Bayern para sacar sus partidos adelante. Estando muy lejos de brillar, tal y como sí hizo en su arranque de Champions ante el Atlético de Madrid (4-0) hace una semana, el vigente campeón se impuso a un rocoso y valiente Lokomotiv por 2-1 y amplió una racha de victorias que da verdadero miedo. Son 13 encuentros consecutivos ya en la máxima competición continental que el rodillo bávaro comandado por Hansi Flick termina venciendo. Uno detrás de otro. Sin despeinarse.

Eso sí, el más reciente ante el Lokomotiv no quedará para el recuerdo. Gnabry, que viajó a Moscú tras resultar haber dado falso positivo en coronavirus, se quedó en el banquillo. Müller volvió a suplirle en el costado derecho y Tolisso se situó por detrás de Lewandowski, eso sí, tardó en carburar el depredador muniqués. Smolov estuvo a punto de dar la sorpresa a los seis minutos de partido tras un despiste de Lucas en la marca, pero, tal y como suele ser habitual, el Bayern fue el más eficaz. Pavard le puso un centro de volea a Goretzka en la cabeza y el internacional alemán no perdonó.

Coman, en lo que fue una copia del primer gol, mandó el esférico al palo, pero la sensación para nada fue de pleno dominio germano. Transmitió peligro el Lokomotiv, liderado por un entregado Krychowiak en la sala de máquinas que, una y otra vez, terminó chocándose con una ordenada zaga bávara. Dominaba el Bayern, como siempre e, incluso, pudo ampliar la ventaja en el luminoso en un penalti a Lewandowski que, a priori, parecía clarísimo, pero Hernández Hernández en el VAR terminó anulando ante el asombro de todos.

Flick no se fiaba. Se le veía nervioso en el banquillo y su presentimiento no engañó al técnico del hexacampeón de Europa. Una vez más, Luis cogió la espalda a Lucas y sirvió en bandeja el empate a Miranchuk. Estalló el RZD-Arena, con 6000 hinchas rusos en las gradas, ante el último arreón de su equipo que, incluso, pudo salir victorioso del duelo contra el todopoderoso Bayern en otra clarísima de Luis. Errores que suelen pagarse contra la bestia alemana. Y ayer volvió a ser así. Javi Martínez, que había entrado en el descanso por Goretzka, vio a Kimmich en la frontal y el internacional alemán resolvió la papeleta de volea. Es el Bayern. Si no le matas, él te mata a ti.

Arteta deja fuera a Özil de la lista del Arsenal de la Premier

De nada le han servido las buenas palabras y las declaraciones de amor al club. Ni siquiera salvar el puesto de trabajo del gunnersaurusMesut Özil ha sido repudiado, ahora ya sí oficialmente, por el Arsenal, entidad que le convirtió en uno de los jugadores mejor pagados del planeta y que ha ido perdiendo, año tras año, la fe en el alemán. Tras no incluirle en la lista para la Europa League, el club londinense ha decidido dejarle ahora fuera de la lista de 25 para la Premier League, un mensaje inequívoco de que su presencia ya no es bienvenida.

Solo su elevada ficha, y seguramente la negativa del jugador a negociar a la baja su último gran contrato, han impedido que saliese este verano, y es por eso que, como venganza, el Arsenal ha decidido mandarle directamente a la grada. No estará solo, pues su compañero y amigo Sokratis Papastathopoulos, quien le defendió de aquél intento de robo tan sonado, también se ha visto condenado al ostracismo.

De esta forma Arteta, en una decisión que se entiende de club, le cierra todas las puertas a Özil a sus 32 años, pues ni siquiera podría competir en la Copa de la Liga, ya que para poder disputarla también debe estar inscrito en la Premier League. Su única opción para jugar, por tanto, es la de salir en enero rumbo a otro club. Eso o conseguir, en lo que parece más imposible todavía, revertir su situación dentro de los gunners, pues en enero se abrirán de nuevo las listas y el ex madridista podría volver a vestirse de corto a partir de entonces.

Si no, el campeón del mundo podría optar por agotar su último año de contrato, embolsarse los 20 millones de euros que cobra por temporada a cambio de un año sabático y negociar, con total libertad, su futuro a partir de entonces. Si toma ese camino, y teniendo en cuenta que lleva sin disputar un solo minuto desde el pasado 7 de marzo, Özil podría prácticamente llegar a encadenar un año y medio sin jugar un partido oficial.

El Manchester United deja sin Premier a Romero y Jones

El Manchester United ha hecho pública su lista de 25 futbolistas para la Premier League y hay dos ausencias llamativas: Sergio Romero y Phil Jones. El guardameta argentino ya conocía su papel secundario durante el mercado de fichajes, tras el regreso de Dean Henderson y la continuidad de David De Gea. En los últimos días estuvo cerca de abandonar el club, pero seguirá perteneciendo a los diablos rojos al menos hasta diciembre y no podrá jugar ningún partido liguero.

Mismo caso que el de Phil Jones, aunque con diferencias. Por ejemplo, que fue renovado hace menos de un año hasta 2023, a pesar de que no disputa ningún partido con la camiseta del Manchester United desde el pasado mes de enero. Con la competencia que tiene entre Bailly, Maguire y Lindelof, todos ellos por delante en la lista de prioridades de Solskjaer, a lo que hay que añadir la poca regularidad física que tiene Jones, la decisión de dejarlo fuera de la lista de 25 ha sido inevitable.

Pero todo va más allá: cuando le ofrecieron la renovación, Jones tuvo la oportunidad de aceptar en el contrato un partido de homenaje por cumplir más de una década en el club (firmó en 2011 procedente del Blackburn). Sin embargo, rechazó, tal y como explicó en su día The Athletic. Y lo hizo con una frase: «¿Quién vendría, además de mi padre y de mi madre?».

Raúl vs Helguera, un duelo que verán 450 aficionados en vivo

El fútbol de la nueva normalidad ya está aquí. Este fin de semana arranca la categoría de bronce del fútbol español con 102 equipos. Una categoría semi-profesional en la que el grueso de los presupuestos gira en torno a los ingresos de taquilla, y no a los de televisión. El protocolo del CSD recomendó en su día que no hubiera público y luego aconsejó que no fueran más de 1.000 espectadores, un criterio que no se aplica en Primera y Segunda, donde está prohibida la entrada de público. En Segunda B, categoría encuadrada en deporte no profesional, la competencia respecto al aforo es potestad de las distintas Consejerías de las Comunidades siguiendo las instrucciones del Ministerio de Sanidad. De este modo, en plena segunda ola por la COVID-19, veremos estadios en los que habrá unos 5.000 aficionados y otros en los que no habrá público, como es el caso de los equipos navarros, donde el Gobierno Foral no lo ha permitido en todo el territorio por la elevada tasa de contagio que registra la comunidad (444 por cada 100.000 habitantes reportaron ayer las autoridades).

En la Comunidad de Madrid, donde el Gobierno decretó el Estado de Alarma en la capital y en otras nueve grandes ciudades, el partido entre Las Rozas, dirigido por Iván Helguera, y el Castilla, de Raúl, podrá registrar una entrada de hasta 450 aficionados en Navalcarbón. El club roceño ha alcanzado esta temporada los 400 socios, las 50 localidades restantes se pondrán a la venta la misma mañana del partido (domingo 17 de octubre, a las 12:00 horas). Real Madrid, Atlético, Getafe, Leganés, Fuenlabrada, Rayo y Alcorcón juegan sus partidos en la Comunidad de Madrid a puerta cerrada, pero Raúl será el primero en disfrutar del sonido de los aficionados en las gradas. En Galicia, la Xunta ha tenido que recular y ampliar el aforo de 1.000 asientos en Riazor porque el Deportivo ya había vendido muchísimas más entradas, por lo que podrá rozar los 3.000 espectadores (las autoridades no han informado de una capacidad máxima, pero el club ha confirmado que entrarán todos los ya hubieran recogido su entrada). Algo similar pretende el Racing, que hasta ayer no había recibido el sí de la Comunidad para ampliar hasta los 6.600 espectadores. Una cifra que podrá registrarse sin problemas en el Estadio Romano porque la Junta de Extremadura aprueba el 50% del aforo. En Andalucía, las autoridades autorizaron el 12 de octubre una corrida de toros con 2.500 personas en Córdoba, pero ahora limita a 800 personas el público para el Nuevo Arcángel (mismo aforo al Recre, en el Nuevo Colombino, y al Algeciras, en el Nuevo Mirador).

En Cataluña, donde la Generalitat ha suspendido todo el deporte durante dos semanas, el Badalona espera abrir sus puertas, pero el Nástic ha confirmado ya que no habrá público en el partido de la segunda jornada tras pedirlo el Ayuntamiento. También el Cornellà decidió jugar este fin de semana ante el Olot a puerta cerrada tras la recomendación de las autoridades sanitarias. En el grupo 3B, el Hércules se ha quejado de que no pueda abrir las puertas para más de 1.000 aficionados cuando el estadio dispone de 30.000 asientos, mientras que en La Nucía (Alicante) se ha autorizado un cupo máximo de 800 aficionados cuando la capacidad del Olímpico Camilo Cano es sólo para 2.000. Eso sí, en los casos en los que hay puerta abierta, el denominador común del criterio básico de seguridad es respetar la distancia de un metro y medio entre espectadores (dos butacas libres por cada una ocupada), control del flujo de entradas y salidas, localidades nominales con reserva previa, obligatorio uso de mascarilla y control de temperatura en los accesos. Eso sí, luego hay clubes, como el Valladolid Promesas, que no necesitan prohibiciones para tomar la decisión de jugar a puerta cerrada, sino por iniciativa propia pese a que en su Comunidad sí permite la presencia de público en otros campos.

Encuentros suspendidos

De momento, la competición arrancará con algunos partidos aplazados por positivos por coronavirus: Alcoyano-Hércules (Grupo III), Tarazona-Osasuna B (Grupo II), Don Benito-Extremadura (Grupo V) y el Real Murcia-Recreativo Granada (Grupo IV). Se da la circunstancia, por ejemplo, que este último encuentro iba a estar permitida la presencia de hasta 6.000 espectadores en el Enrique Roca, pero la RFEF accedió ayer a la petición del equipo nazarí de suspender el partido, por la persistencia de positivos en el filial del Granada. Según el protocolo del CSD, los clubes tienen la recomendación (que no obligación) de hacer test PCR antes del regreso a los entrenamientos y 72 horas antes de la competición.

«La RFEF entiende que debe ser cada club que actúe como anfitrión en los partidos de las competiciones oficiales de ámbito estatal el que regule la afluencia de público en función de la normativa sanitaria dictada en el territorio donde se ubique y de su propia capacidad de cumplimiento de las exigencias de todo tipo», reza la Circular número 14 de la RFEF sobre el ‘Protocolo de Actuación de vuelta’, que contiene 80 páginas que bien podrían resumirse en «sálvese quien pueda» porque ningún estamento quiere quedar como el malo de la película en esta situación de crisis económica y sanitaria.

Charly Musonda: la pesadilla del gran talento belga

Les sonará el nombre de Chary Musonda. Aquel atrevido futbolista que hizo de las suyas por el Benito Villamarín y que estaba llamado a hacer historia. A los 16 años, de hecho, fue catalogado como el mejor futbolista del mundo entre los de su generación. Ocho temporadas después, lo cierto es que lucha cada día por seguir disfrutando de su gran pasión: el fútbol. Y lo hace con el temor de que la rodilla le juegue una mala pasada. Ya son dos las veces que se ha roto el ligamento cruzado y los médicos le llegaron a diagnosticar un 20% de posibilidades de volver a pisar un terreno de juego. Un sueño roto, convertido ahora en entrega para volver a ser el que fue.

El futbolista ha querido narrar su historia a través de Instagram. «Han pasado cuatro años desde que podía jugar partidos profesionales seguidos. Tres años desde la última vez que jugué para mi club. En dos de esos últimos cuatro años, me lesioné el ligamento cruzado de la rodilla. No sentía nada más que angustia y dolor. Los médicos me dijeron que pasar por una cirugía después de haber estado tanto tiempo fuera sería mi final. ‘Una montaña imposible de escalar’ fueron las palabras exactas».

En 2016 comenzó con los problemas, las molestias continuas en la rodilla no le permitían rendir. Mientras, el Chelsea le buscaba acomodo profesional para que pudiera explotar al máximo su potencial. Tras su paso por el Betis, llegó al Celtic de Glasgow. Era su momento, pero tampoco encontró el rendimiento esperado. En 2018, su primera gran lesión en la maldita rodilla limitó sus participaciones con la camiseta del Vittesse. Ya en el arranque de la 2019-20, disputó tres encuentros hasta que tuvo que pasar por el quirófano. El 16 de agosto de 2019 fue su último partido como profesional.

Esa es la historia de un llamado a ser estrella del fútbol mundial. «Extraño mucho el deporte y estoy haciendo todo lo posible por volver a jugar. Para todos los niños que tienen un sueño y están lesionados o atraviesan por enormes contratiempos, ¡no os rindáis!«, continúa Musonda en Instagram. Día a día, se ejercita con fisioterapeutas para recuperar su rodilla: «Seguiré escalando la montaña insuperable todos los días para correr con el balón una vez más, porque no hay mejor sensación que enfrentar a alguien y sentirse vivo. Hasta que llegue ese momento seguiré entrenando y creyendo en una remontada imposible«.

«Porque las remontadas más grandes siempre se dan cuando parece que no hay vuelta atrás y ahí es cuando tenemos que profundizar y vivir para contar la historia y no morir en ella. #EstaEsMiHistoria y cómo sigo entrenando y preparándome, a pesar de las bajas probabilidades, para algún día volver», cierra el atacante belga. Las expectativas puestas sobre su figura hablaron en su día de éxitos y fracasos, con metas por las nubes y objetivos difíciles de cumplir para alguien terrenal. Pero así es el fútbol y su horizonte es volver a jugarlo. En esta batalla, Musonda quiere ser el mejor. Y lograrlo, de una u otra manera, lo logrará.

La brillante generación del 96

A los 16 años, Musonda, para un estudio, era el mejor jugador de su generación. Es decir, la de 1996. Si bien es cierto que, a día de hoy, no hay ninguna estrella mundial de tal edad, sí que hay futbolistas con brillantes carreras y que apuntan a dominar el deporte rey en las próximas temporadas. Estos son algunos de ellos: Leroy Sané, Timo Werner, Dele Alli, Rodrigo Hernández, Arthur, Fabián, Pavard, Maddison, Marco Asensio, Chillwell, Brandt, Lo Celso, Adama Traoré, Diogo Jota, Mikel Merino o Dani Ceballos.

Guardiola, 480 millones en defensas

Goleada en contra, nuevo fichaje en defensa. El City reaccionó en cuestión de horas a la goleada recibida ante el Leicester el pasado fin de semana (2-5) y oficializó el fichaje del central portugués de 23 años Rúben Dias, por el que ha pagado al Benfica 68 millones más otros tres en variables.

Aunque sonaron Koundé y Koulibaly, el elegido es Dias, que se une a Aké (45 millones) como fichajes defensivos de este verano. Después de cuatro años en Inglaterra, el gasto de Guardiola en su defensa casi alcanza los 500 millones. En concreto, 480 para reforzar una línea que sigue siendo la causa de la mayoría de los problemas que tiene el City.

Es curioso que una cantidad tan alta incluya, además, fichajes sobre fichajes: es decir, refuerzos para fichajes que no funcionaron como Danilo, que costó 30 millones y después fue reemplazado por Cancelo, por el que pagaron 65. Otamendi, que costó 45 millones antes de que llegara Guardiola, se marcha al Benfica por 15 mientras que se le busca salida a Stones, que valió 55 millones hace tres años. El único central que se ha consolidado en el centro de la zaga es Laporte, llegado del Athletic por otros 65 millones.

En los laterales también ha habido movimiento. A los mencionados Cancelo y Danilo hay que añadir las compras de Mendy (57 millones) y Walker (53), que comienzan su cuarta temporada en Manchester. Pero no son los únicos, ya que Angeliño hizo un camino de ida y vuelta entre el PSV y el Leipzig, por 12 millones, mientras que hay varios casos de futbolistas cuya presencia ha sido testimonial, o incluso nula, por ser fichajes estratégicos del City Football Group: Yan Couto (6), Pedro Porro (12), Sandler (2,5) o Pablo Marí (0,2).

Primer contacto del Athletic con el Torino por Berenguer

El Athletic por fin levantó el teléfono y se decidió a llamar al Torino para preguntar por Berenguer. Que conste que ya se había dirigido al club italiano la pasada temporada, pero en el actual mercado ha esperado a la última semana habilitada para realizar fichajes. La operación no es sencilla. En un primer momento, el Torino tasó al extremo navarro en 15 millones, aunque le dejará salir por 12. Pagaron 5,5 por él en 2017, pero hay una cláusula de penalización por la cual deben abonar 1,5 si lo venden al Athletic. Son unas cifras a las que no puede llegar el Athletic, que ha puesto un techo cercano a los ocho millones, en los que desea incluir variables como los partidos jugados.

El Celta llamó a la puerta del Torino hace semanas y salió espantado. La irrupción de Morcillo en pretemporada y sus buenas actuaciones en lo que llevamos de Liga desaconsejan tirar la casa por la ventana por un futbolista de su misma posición. Garitano reclamó hace días un extremo con buen uno contra uno, profundo y con gol. Un perfil que se ajusta bien al del exosasunista. Pero como ocurre con Javi Martínez, que deshoja la margarita en el Bayern con ofertas más jugosas que la de Bilbao, no se van a hacer locuras porque la economía de Ibaigane no está para grandes alegrías. Berenguer desea regresar a LaLiga y ve con buenos ojos recalar en San Mamés.

Además, el Athletic debe resolver estos días las salidas de Herrerín, decidido a probar aventura en el extranjero, y Larrazabal, que apura opciones en Primera. Zarraga bajará al filial. E Iñigo Vicente quiere quedarse y cambiar la opinión de un Garitano que le pide más sacrificio sin balón.

Rudi García: «La injusticia del primer gol nos hizo retroceder»

El entrenador del Olympique Lyon, Rudi García, lamentó la eliminación de su equipo en las semifinales de la Liga de Campeones ante el Bayern Múnich (0-3) y aseguró que «la injusticia del primer gol» les hizo «retroceder» durante el resto del partido.

«Deberíamos habernos adelantado, pero no lo hicimos y luego llegó la brillantez individual de Gnabry. Tuvimos un sentimiento de injusticia con este primer gol porque nos hizo retroceder. Pero incluso con esto, no nos dimos por vencidos en la segunda parte«, analizó el técnico del Olympique.

«Sacamos mejor el balón en la segunda parte y aparecimos con más peligro en el área contraria. Ekambi pudo haber hecho el 2-1, pero Neuer lo paró. El Bayern no estuvo completamente tranquilo en el partido y creo que estarán felices por habernos vencido como favoritos abrumadores que eran en la eliminatoria«, añadió.

“Habíamos estudiado que podíamos hacerles daño y lo hicimos bien en la segunda mitad. Doy la enhorabuena a mis jugadores por lo que le han demostrado a toda Francia. Perdimos, pero teníamos muchas ganas de ir a la final, creíamos en ella. Si hubiéramos marcado antes hubiera sido diferente. Ellos no estaban del todo a gusto cuando nos marcaron. Pronto tendremos que volver al campeonato francés y tengo un poco de miedo. Ahora tendremos que mostrar juego ofensivo y será diferente a mantener un resultado, como ante la Juventus o el City»., dijo el técnico.

Además, el entrenador del Olympique no quiso evaluar la temporada, ni a sus jugadores, ni el futuro más reciente porque «ahora no es el momento de hablar de eso«.

Toko Ekambi: «Podríamos haberlo hecho mejor, yo el primero»

El delantero del Olympique de Lyon, ex del Villarreal, habló tras la derrota ante el Bayern, en la que su equipo desperdició varias ocasiones claras de gol. Se lamentó de esto e hizo autocrítica: “Podríamos haberlo hecho mejor, yo el primero. Perdimos oportunidades y nos topamos con un gran portero. Los contuvimos bien y demostramos que no son imbatibles, pero teníamos que estar por encima de nuestro nivel y no lo logramos. El primer gol nos dolió. Ahora debemos mantener el mismo estado de ánimo, independientemente del rival que tengamos delante, para clasificarnos para la Champions el año que viene».

Flick: «Sabíamos que iba a ser difícil y hemos tenido suerte»

El entrenador del BayernHansi Flick, dijo tras la victoria ante el Olimpique Lyon (0-3), en semifinales de la Liga de Campeones, que su equipo sabía de antemano que iba a ser un partido difícil, como lo fue, y que había habido suerte para superar una fase inicial difícil.

«Sabíamos que iba a ser un partido difícil, el Lyon había mostrado un buen rendimiento ante el City y ante el Juventus. Es un buen equipo que defiende bien y que es muy agresivo», dijo en declaraciones al canal Sky.

«Nos complicaron las cosas sobre todo al comienzo. Superamos una fase difícil con suerte, hay que decirlo, y después el gol de Serge Gnabry nos puso en el camino». agregó.

Flick elogió al rival, del que dijo que había jugado «maravillosamente» y sostuvo que «ante un equipo así, es claro que no todo sale bien».

El entrenador explicó los cambios que hizo hacia el final del partido diciendo que el equipo necesitaba más control por lo que había decidido que Joshua Kimmich pasara al centro del campo y que entrase un hombre fresco con Corentin Tolisso.