16 días para el asalto del Etihad

«Ahora es el momento de relajarnos, de descansar un poco porque el tramo final ha sido un esfuerzo tremendo para todos. Vamos a descansar unos días y eso es lo que vamos a hacer. Luego tendremos unos 10 días para preparar el encuentro de vuelta». En las entrañas del estadio Municipal de Butarque, instantes después de cerrar la temporada 2019-20, Zidane trazaba su plan para afrontar el encuentro de vuelta de la máxima competición continental ante el Manchester City. El francés, orgulloso del rendimiento de sus jugadores en este tramo final de 11 partidos en algo más de un mes (10 triunfos y un empate que le han servido para levantar su Liga número 34), sabe que sus jugadores necesitan un descanso antes de volver a calzarse las botas. Por ese motivo les ha dado una semana de descanso: «¡Ojo, no son vacaciones!», explicaba en la sala de prensa del estadio leganense. Algunos ya aprovecharon ayer para marcharse de Madrid.

La idea es que los jugadores vuelvan a Valdebebas el próximo lunes, para comenzar a preparar el encuentro ante el conjunto citizen. Para lograr el triunfo (no le sirve otro resultado) en Mánchester, Zidane cuenta con tres dudas y una baja importantísima, confirmada, la de Sergio Ramos, expulsado en el encuentro de ida. Las dos primeras dudas son de carácter táctico: la primera radica en saber si alinea a Marcelo (se está recuperando de una lesión muscular en el aductor izquierdo) o a Mendy en el puesto de lateral izquierdo. Curiosamente, si apuesta por el francés, repetiría la zaga con la que el Madrid debutó en Champions esta temporada ante el PSG (Carvajal-Varane-Militao-Mendy). Pero con una salvedad, Mendy se ha soltado ofensivamente en este último tramo liguero, mientras que Marcelo aporta su veteranía y experiencia en este tipo de partidos.

La segunda es también otra decisión táctica: si apuesta por la presencia de Isco (jugaría con cuatro centrocampistas) o por la presencia de Asensio. En el caso de que apostase por el balear, éste jugaría entrando por la banda derecha, para aprovechar sus diagonales y crear de esa manera peligro.

La tercera incógnita es física y afecta a Hazard y a cómo va a llegar el belga a la cita europea: Eden ha mostrado detalles en lo que se ha jugado de temporada, pero le falta cuajar una actuación sólida y completa en un partido de alcurnia. Zidane explicó su estado en Leganés: «Vamos a cuidarle entre todos, sobre todo los fisios. Ha tenido molestias últimamente cuando ha jugado. Ojalá que con este tiempo que tenemos hasta el partido se recupere totalmente para afrontar la Champions». Por que Zizou lo tiene claro: «¡Cómo no voy a pensar que podemos remontar contra el City! Vamos a pelear el pase hasta el último segundo».

Hasta el momento, Zidane ha disputado nueve eliminatorias europeas, superando todas. De esos nueve partidos disputados lejos del Bernabéu, sus datos son formidables: suma seis triunfos (entre ellos ganó en Roma, París, Nápoles y Múnich) y dos derrotas. También empató otro: (0-0) ante el City en el Etihad…

Plan de trabajo para Luis Suárez durante las vacaciones

Luis Suárez no está fino. Los cinco goles que ha marcado después del confinamiento no esconden una realidad: al delantero uruguayo no está cómodo en el campo. Desde que regresara de su operación en la rodilla derecha, al charrúa se le ve más lento y agarrotado en sus acciones, dejando bien patente que no está teniendo las mejores sensaciones. Sin embargo, su capacidad de sacrificio y pundonor suplen estas carencias, hasta el punto que se ha convertido en uno de los máximos goleadores del equipo tras el regreso del confinamiento.

A Luis Suárez, que acabó visiblemente cojeando en su pie derecho en el partido ante el Alavés, ya no se le ha visto pelo en los entrenamientos del lunes y el martes, al quedarse en el gimnasio haciendo trabajo de recuperación. Es evidente que la rodilla derecha sigue dándole más de un quebradero de cabeza, pero el charrúa tiene el umbral de dolor por las nubes, por lo que soporta perfectamente este tipo de situaciones.

No hay duda de que estos seis días de descanso le van a venir de perlas al delantero uruguayo para darse un respiro. En todo caso, el jugador se lleva consigo un plan de trabajo diario de mantenimiento personalizado elaborado por los preparadores físicos para no bajar los estímulos y seguir acondicionando la rodilla.

Desde que regresara de la lesión, ha jugado siete partidos como titular y cuatro como suplente. Tras quedarse en el banquillo en los dos primeros tras el confinamiento (Mallorca, Leganés), encadenó seis seguidos en el once (Sevilla, Athletic, Celta, Atlético, Villarreal y Espanyol) quedándose los dos siguiente en el banquillo (Valladolid y Osasuna) para regresar otra vez al equipo ante el Alavés. Marcó dos goles al Celta y uno al Espanyol, Villarreal y Alavés. Esta temporada ha acabado cuarto en la tabla de goleadores con 16 dianas.

El objetivo prioritario que se ha autoimpuesto Luis Suárez es llegar al partido del 8 de agosto ante el Nápoles en las mejores condiciones posibles. Tiene casi tres semanas por delante para acabar de ponerse en forma y mejorar las sensaciones. Unas sensaciones que le permitan afrontar el intensísimo calendario que les espera de la Champions si llegan a la final con la mayor de las garantías.

Valverde cumple 22 años con galones en el Real Madrid

Fede Valverde (Montevideo, 1998) celebra uno de sus cumpleaños más especiales. El uruguayo cumple 22 años siendo campeón de Liga con el Madrid y formando parte del equipo revelación de la UEFA. La vida del medio cambió en 2015 cuando el equipo blanco anunció su fichaje a cambio de cinco millones de euros. Una temporada en Peñarol, otra en el Castilla, su estreno en Primera con el Depor y dos campañas con el primer equipo confeccionan su demoledor bagaje. Unos registros que han sido progresivos, especialmente de la mano de Zidane. El francés evitó que saliese cedido en el anterior mercado. Pese a que no tuvo sus primeros minutos hasta la tercera jornada (Villarreal), el madridista ha terminado como una pieza clave (acumula 30 titularidades y 2.712 minutos sobre el césped). No ha renunciado a asumir más responsabilidad y su equipo nota cuando no es titular: perdieron ante PSG (3-0), Mallorca (1-0), Levante (1-0) y Betis (2-1).

Aunque ahora atraviesa su mejor momento, su camino en el Madrid no ha sido fácil. Hay que recordar que en su primera temporada empezó como suplente en el Castilla de Solari. En el filial compartía vestuario con Odegaard, Febas, Enzo… y terminó ganándoles la partida. Llegó y tocó el cielo hasta el punto de dar el salto a Primera con el Deportivo, donde descendió a Segunda. Sin embargo, la dura experiencia en Riazor se convirtió en un trampolín para quedarse en el primer equipo del Madrid. El punto de inflexión del uruguayo fue cuando el Madrid visitó el Wanda Metropolitano en 2019. Un partido que pasará a la historia por su entrada a Morata. Desde entonces, Fede salió desde el principio en ocho de los siguientes nueve partidos.

Con contrato hasta 2025, Valverde se erige como un centrocampista de presente y futuro. El uruguayo ya rechazó en su día jugar en el Arsenal y en otras grandes equipos porque solamente quería triunfar de blanco. Y es que, si algo ha demostrado Fede, es que siente muy de cerca al Madrid. Además, se ha convertido en el cuarto jugador con más valor de toda la plantilla: Hazard (80 millones de euros), Casemiro (64), Varane (64) y Valverde (54).

Un lustro con Fede Valverde

Valverde fichó por el cuadro blanco en 2015. Se cumplen cinco años de su llegada al Madrid con un sinfín de anécdotas. Fue observado por otros equipos como el Arsenal, el United y el Barça. Pese a su cartel de futura estrella, la apuesta del Madrid fue muy grande, puesto que tenía 16 años para 17. Según pudo saber AS, los directivos madridistas ofrecieron el doble de dineroen comparación a sus rivales.

Medio alirón pidiendo la hora

En el informe forense de esta Liga constará la importancia de la ruta 66 del Madrid: Courtois, Ramos, Casemiro y Benzema. Cuatro lugares de paso obligado, más la compañía de un coro numeroso, para llegar hasta el título. Pero será, sobre todo, la Liga de Zidane, que casi con el mismo grupo que se despeñó el año pasado (Hazard y Militao han pasado de puntillas y Mendy ha sido intermitente) ha sabido mantener el ritmo en esta carrera de fondo que ha durado cinco estaciones (es la primera Liga con dos veranos). Al Granada lo despachó con un partido serio en la primera mitad y pasando las de Caín en la segunda.

El encargo de echarle la persiana a la Liga le cayó a ese Madrid multimedia que Zidane se inventó en la Supercopa frente al Valencia con éxito de crítica, público y marcador. Ese partido, con los mismos cinco centrocampistas que los que alineó en Los Cármenes, prácticamente todos los disponibles (James ha pedido virtualmente la cuenta), y Jovic fue la obra cumbre de un equipo que, contrariamente a su costumbre, ha sido más roca que martillo. Luego lo repitió en dos derbis ante el Atlético, uno también en Arabia y otro en el Bernabéu, con una pérdida de fulgor apreciable. El plan era el abordaje de la pelota ante un adversario vigoroso y también un golpe suave de timón a un equipo visiblemente más contento con sus resultados que con su juego. Esta vez Valverde comenzó como interior y Modric vencido a la banda derecha.

También creyó Zidane que mejoraría las posibilidades de su equipo por dentro frente a este Granada elástico y abierto que defiende con cinco y le da dos papeles a Foulquier: lateral sin la pelota, viceextremo con ella. No fue ni lo uno ni lo otro. En seis minutos el Madrid aprovechó ese sí pero no del francés para hacer dos goles por su parcela que dieron medio carpetazo al partido y quizá a LaLiga.

En esa espesura andaba el choque cuando Mendy, uno de los dos jugadores de campo que aún no había marcado en el Madrid, se sacó un gol de la chistera. Merodeó en el vértice del área, buscó un apoyo que no existía y entonces lo apostó todo a un esprint imposible que Víctor Díaz se tragó. Casi sin ángulo metió un zapatazo brutal por el palo de Rui Silva. Un gol de esos que siempre dejan mal al portero, pero también el reconocimiento al buen ojo de Zidane con un lateral sobrado de caballos.

Mendy celebró así su gol.

Y de inmediato, por esa puerta abierta de par en par, se coló Benzema para llegar al mismo sitio por distinto camino: recorte hacia dentro y remate colocado con la derecha. Definitivamente es el jugador de esta Liga, la filarmónica del Madrid, el sexto centrocampista, el primer delantero y en los córners ajenos el quinto defensa, la versión blanca y silenciosa de Messi. Nada que ver con aquel mayordomo inconstante que durante tantos años sirvió a Cristiano Ronaldo.

Con el partido ajardinado por sus franceses, el Madrid se sintió reconfortado con ese juego de máximo control que le dictaba su alineación y hasta su conciencia. El territorio Isco. Un fútbol de poco riesgo y poco desgaste, muy útil en este rompepiernas en que se decide todo.

La reacción del equipo milagro

El Granada tiró de lo mejor de su repertorio, el juego aéreo. Once goles de cabeza, más que nadie en el campeonato, había marcado. Domingos Duarte pudo firmar el duodécimo, pero se lo sacó Courtois, otro de los caudillos de esta Liga. Fue un paréntesis en ese dominio sereno del Madrid, que al descanso pudo rematar la faena con otro remate del multidisciplinar Benzema rechazado por Rui Silva y en otro de Isco que tropezó en la zaga granadina.

Sin embargo, un error de Casemiro ante Carlos Fernández bien aprovechado por Machís devolvió al partido al equipo de Diego Martínez. Ahí asomó al energía y el entusiasmo de un grupo que está en máximos históricos y sufrió el Madrid. Carlos Fernández y Machís, efervescente todo el partido, rozaron el empate.

Zidane entendió que la fórmula inicial se había agotado y cambió el paso con dos extremos, Rodrygo y Asensio, los más potables de los últimos partidos. El Granada se había quedado ya sin lateral derecho, por la lesión de Foulquier, y había improvisado ahí con Azeez, un mediocentro, pero siguió empujando, por tierra y aire. Fueron los minutos más descoloridos del Madrid en esta pospandemia. Courtois salvó un remate de Antoñín y Sergio Ramos, casi sobre la línea, otro de Azeez. El equipo de Zidane, agobiado como nunca en los últimos meses, acabó llegando a tierra. La tierra prometida. La Liga.

El Barça paga 5,5 millones de euros por el desconocido Maia

Según informó ESPN y confirmó Globoesporte, el Barça ha fichado al desconocido delantero brasileño Gustavo Maia, de apenas 19 años. El club azulgrana, que en principio lo incorporará para su filial, paga 4,5 millones de euros por el futbolista, aunque ya había comprometido un millón de euros a principios de año (que luego salió de un fondo y que pagará ahora) para asegurarse esa opción de compra. El Sao Paulo mantiene el 30% de los derechos económicos del jugador.

En principio, es de imaginar que Guatavo Maia llega para reforzar al filial azulgrana, que todavía no sabe si jugará en Segunda División. Eso, si no permanece cedido en el Sao Paulo, club al que llegó con 14 años procedente de Brasilia. Desde entonces, ha destacado en las categorías inferiores del Sao Paulo, pero es un perfecto desconocido en el panorama internacional.

El Chelsea va a por Oblak y ofrece 100 millones

Jan Oblak,Chelsea FC,Premier League,Liga Santander,La Liga,Primera división

El conjunto londinense estaría dispuesto a llegar a una cantidad en torno a los 100 millones de euros, lo que convertiría al esloveno en el portero más caro de la historia, puesto que ahora mismo ocupa precisamente el actual portero titular de los ‘blues’, el español Kepa Arrizabalaga.

Precisamente el ex del Athletic podría tener un papel importante en la operación, según informaciones de medios británicos, ya que, en tiempos de crisis por el coronavirus, el Chelsea estaría dispuesto incluso a añadirle en la operación para ‘abaratar’ el fichaje. Y no es que en Stamford Bridge no estén conformes con el rendimiento de un portero con mucho futuro, pero tal es el interés de Frank Lampard en tener a Oblak que estarían dispuestos a desprenderse de un valioso activo como lo es Kepa.

En cualquier caso el Atlético de Madrid no se plantea la salida de Oblak de ninguna manera. Desde hace años el club entiende que para competir por los títulos en España y Europa debe hacer todo lo posible para mantener a sus mejores jugadores y eso es lo que pasará también este verano con el portero esloveno.

Oblak renovó su contrato con el Atlético en abril de 2019. Firmó hasta 2023 y su cláusula pasó de 100 a 120 millones de euros. Una cantidad en principio abrumadora, pero que no queda lejos de lo que el Chelsea pondría sobre la mesa desde el primer momento de la negociación.

El Manchester City suma otra goleada en casa (5-0)

El Manchester City sigue descontando días hasta que llegue la eliminatoria de Champions contra el Real Madrid. Mientras, ya sin el título en juego, sigue goleando en cada partido que juega en casa y se tambalea cuando le toca ser visitante. En esta ocasión lo sufrió el Newcastle (5-0), que se llevó cuatro goles de su visita al Etihad en una nueva exhibición de los de Pep Guardiola, contundentes, que en ningún momento vieron peligrar su triunfo.

Los cuatro partidos que el Manchester City ha jugado como local desde el parón por el coronavirus han acabado con goleadas. Al Arsenal le metieron un 3-0, el Burnley se fue a casa con un 5-0 y el Liverpool recibió un 4-0. En total ya son 17 goles a favor de los ‘citizens’ y ninguno en contra jugando en el Etihad. No extraña, como es evidente, que quieran disputar la vuelta de los octavos de final en Manchester.

La tarde sirvió para que De Bruyne siguiera aumentando sus registros de asistencias. Con el pase a Mahrez en el 2-0, el belga ya suma 18 pases de gol, igualando su propia cifra de la temporada 2016/17, y quedándose a sólo dos de las que logró Thierry Henry en 2003. La diferencia, eso sí, es que el ex del Arsenal lo hizo con 24 dianas en su haber, mientras que De Bruyne lleva 11 en la Premier League.

Además, el Manchester City se ha convertido en el primer equipo en la historia de la Premier League que tiene a cinco futbolistas con más de 10 goles en una temporada (no ocurre desde el Everton de 1985): Agüero con 16, Sterling con 14, Gabriel Jesús con 11, De Bruyne con 11 y Mahrez con 10. La goleada aumentó gracias a David Silva con un precioso disparo de falta directa y se cerró con una diana de Sterling, también a pase del canario. Con un punto más en las cuatro jornadas que restan, los de Guardiola habrán conseguido la clasificación matemática para la próxima Champions League… a la espera de que la próxima semana se anuncie si serán sancionados.

Salah marca el ritmo y el Liverpool va a por los récords

Una victoria más, una jornada menos. Si el Liverpool vence en tres de las cuatro jornadas que faltan de la Premier League, superarán el récord de los 100 puntos del Manchester City de Guardiola. Ese objetivo se han puesto los de Jürgen Klopp para el final de la temporada, superar todos los récords posibles, y éste es el más importante. Pronto se vio esa actitud en el duelo contra el Brighton (1-3).

Antes del minuto 10, los ‘reds’ ya iban ganando por 0-2. La altísima y asfixiante presión del Liverpool provocó dos recuperaciones de Keita en campo rival que desembocaron en los goles de Salah y Henderson para dar una ventaja tranquilizadora desde el inicio. Tampoco se hizo esperar la reacción del Brighton, que fue a más hasta el descanso y recortó distancias por medio de Trossard, rematando un magnífico centro de Lamptey, el joven lateral de 19 años, uno de los más destacados del partido.

Pero fue Salah quien abrió y cerró el marcador. El futbolista egipcio volvió por sus fueros, en su mejor versión, y remató un córner de Robertson en el tramo final para hacer el 1-3 definitivo. Salah suma un total de 19 goles en esta temporada en la Premier League (23 dianas entre todas las competiciones, además de 11 asistencias). Y no es el único dato, ya que en sólo 104 partidos con la camiseta de los ‘reds’, Salah ya ha participado en 100 goles (73 los ha marcado y 27 los ha asistido).
Por su parte, el Brighton sigue en la parte baja de la tabla, aunque lejos del descenso. Los de Potter se quedan en la 15º posición de la tabla con 36 puntos, nueve más que el Aston Villa que marca el descenso, aunque los villanos tienen un partido menos.

El Nápoles sigue enchufado y triunfa con el ‘Chucky’ Lozano

El Nápoles de Gattuso ya no tiene objetivos en esta liga: el triunfo en la Copa italiana le garantiza un sitio en la fase de grupos de la próxima Europa League y el cuarto puesto del Atalanta es inalcanzable. Sin embargo, ‘Ringhio’ consigue mantener enchufadísimos a sus hombres, que triunfaron en el estadio de un Genoa que tenía muchas más motivaciones y sigue en la zona de descenso.

Los sureños (que ganaron 12 de sus últimos 16 partidos) disputaron una primera mitad maravillosa, llegando al descanso con el 75% de posesión del balón. Su único defecto, una vez más, fue no aprovechar la enorme cantidad de ocasiones que crearon. El joven mediocampista Elmas fue uno de los mejores y, en el 7′, el VAR canceló su gol tras un córner por una mano de Manolas de la que nadie se había percatado. Los de Nicola interrumpieron el monólogo azzurro solo con un disparo de Cassata que Meret desvió en el posteEl 0-1, absolutamente merecido, llegó en el 46′ con una bonita rosca de Mertens, que recibió un pase de Insigne.

Los partenopei, como hicieron con el Atalanta, volvieron del descanso demasiado relajados e imprecisos. El Genoa lo aprovechó: en un córner regalado por el propio Mertens, un imperioso cabezazo de Goldaniga a pase de Schone puso las tablas. El mazazo sirvió para despertar a los napolitanos, que triunfaron gracias a uno de sus revulsivos. Fabián, con un pase largo, aprovechó un buen movimiento de Lozano, que atacó bien el espacio partiendo la línea defensiva rossoblú y ganó el mano a mano con Perin.

El mexicano está creciendo en ambas fases: Gattuso, que al principio ni lo veía, le está empezando a dar espacio y los frutos de su trabajo se están viendo. Con la victoria, el Nápoles vuelve a ocupar el quinto puesto adelantando al Milán, su rival del próximo domingo. En el San Paolo se enfrentarán dos de los equipos más en forma del campeonato.

Acabó sin goles, en cambio, el partido entre Fiorentina y Cagliari, que buscaron ambos la victoria con fuerza y tuvieron que contentarse con un puntoUn fuera de juego de pocos centímetros le negó el 0-1 a Gio Simeone, mientras que el viola Duncan golpeó el poste desde el límite del área. Ribery, a pesar del robo sufrido en su casa, fue titular y volvió a mostrar un gran estado de forma: todos los peligros creados por la Fiore pasaban por sus píes.

Hazard sigue a medias: empezó con el grupo y acabó en solitario

El Real Madrid ya mira fijamente a la cita del viernes ante el Alavés, entrenándose esta mañana en una suave sesión matutina. Sabe Zidane que el buen estado físico está dando sus frutos en el tramo final Liga y -a tras darle al equipo dos días de descanso- está decidido a meter la quinta marcha en la pelea por el título.

La noticia sigue siendo Hazard y su tobillo: el belga empezó la sesión con el grupo, aparentando normalidad, pero la acabó en solitario. Tras el partido ante el Espanyol ha vuelto a sentir dolor, sospechando una posible recaída de su lesión. El club, según ha podido saber AS, aún no le ha hecho pruebas, recetándole ejercicios específicos para recuperar elasticitad y sensaciones en el tobillo.

La nota más positiva la puso Nacho, que volvió a saltar al césped para ejercitarse de manera invididual en sus trabajos de recuperación. La sesión, muy suave, comenzó con series de carreras cortas, elasticidad y ejercicios de potencia. A continuación se hicieron dos grupos para realizar ejercicios de posesión y presión. Los porteros pasaron a hacer trabajo específico. Para último, se hicieron lanzamientos a puerta en carrera y varios partidos en espacios reducidos.

El próximo partido será el viernes, 10 de julio, a las 22:00 horas ante el Alavés. El Alfredo Di Stefano acogerá el choque correspondiente a la 35ª jornada de LaLiga Santander.